Ética en las relaciones interpersonales Featured

8 Diciembre 2017, 12:00 am Written by 
Read 65 times

 

 Dentro de este ensayo, voy a tratar de explicar la importancia del otro para definir al ser, y para poder explicar todas las relaciones que establece, así como la importancia de que exista una especie de ética o moral en la forma en que estas relaciones se llevan a cabo.

El ser humano, solo puede establecer relaciones con otros humanos, no es posible comunicarse ni con objetos inanimados ni con animales; los otros seres le dan un sentido y una posibilidad de existencia al ser, por esta razón es que sin la existencia de un alguien que nos interprete y signifique no tendríamos sentido ya que somos seres sociales; somos por el otro, con el otro y para el otro.

 En este primer sentido, la expresión del ser como factum comunicativo no es un acto de deseo, de persuasión o de seducción, de la misma manera que el trabajo, en su sentido genérico, no es un gusto ni una “obligación”, sino una necesidad y una condición inicial de la posibilidad de existencia del hombre mismo. La comunicación está ya implícita, como propiedad ontológica, en el acto mismo del ser que está entre seres, es decir, del ser social: “El ser del hombre se hace patente de manera directa e inequívoca en la expresión misma” (López Veneroni, 1997: 84, 85)

 Este ser para, con y por los demás, nos invita a reflexionar, sobre la importancia de entender a las otras personas, no cómo  individuos aislados que nada tienen que ver con mi realidad, más bien deberíamos tratar de comprender que son personas, y que  el poder sentir empatía con ellas nos permite ser verdaderamente solidarios con el otro, y esto nos lleva a establecer relaciones interpersonales realmente efectivas.

 El ser solidario con el otro, considero que es una de los principales factores para vivir de una forma “ética”, ya que si realmente sentimos al otro, y realmente nos ponemos en su lugar, vamos a relacionarnos con él de una forma justa, no vamos a denigrarlo, ni vamos a ignorarlo, el hecho de ponerte en el lugar del otro ayuda a tener una verdadera comprensión y  reconocimiento del  otro como un Ser que es parecido a ti.

La constitución de mi yo está precedida de esta interpelación del otro, del tú. Sus análisis del rostro del otro, de su mirada, o de mi mirada, que capta la interpelación que le solicita cuidado y protección (Maria Mardones: 6)

 Otro factor decisivo, en las relaciones interpersonales es la libertad del ser humano, él tiene la capacidad de decidir que es lo que quiere hacer con su vida y su tiempo.

Como personas tenemos que ser concientes de nuestra realidad, tomar una postura ante esta, y decidir cómo vamos a actuar ante las diversas situaciones que se nos presenten, debemos hacernos cargo de nuestra realidad, y este hacernos cargo, no sólo es realizar acciones, sin ningún propósito o dirección, es mas bien una reflexión profunda de que cada acción va a tener un efecto o consecuencia, y que al tomar una decisión debemos ser concientes de los efectos de nuestras acciones. Al aplicar esto al nivel de las relaciones interpersonales, debemos pensar que cuando nos relacionamos con el otro, cada actitud y decisión que tomemos de cómo vamos a establecer nuestra comunicación, va a repercutir en la forma en que el otro signifique y entienda  nuestros mensajes.

 “Sólo podemos afirmarnos como libres y creernos libres y demostrar en el hacer la verdad de esta creencia”(Maria Mardones: 2) La libertad que tiene el hombre es una libertad para actuar, vamos construyendo nuestro ser mediante los actos libres que realizamos, así también construimos nuestro ser social, con los actos y decisiones que tomamos en función del otro, de esta forma al relacionarnos con los demás, nos enfrentamos una vez más con la ética ya que podemos decidir  como enfrentarnos al otro, en mi punto de vista la posición ética sería enfrentar al otro entendiendo que nuestra relación se de entre-sujetos, y que por esto mi postura debe ser solidaria, empática o de respeto por los puntos de vista del otro.

 ¿Pero que es lo que nos da la capacidad de respetar al otro, que nos permite ser y asumir la responsabilidad de hacernos cargo de nuestra realidad?, creo que la respuesta sería la libertad, esa libertad de decidir entre ver al otro como mi alter y por lo tanto establecer relaciones de equidad, o verlo como un mero objeto, del que puedo obtener un beneficio. La libertad también me permite encargarme de mi realidad, ya que soy conciente de las repercusiones de mis actos, y cómo he decidido sobre ellos, también me hace responsable ante estos efectos, por esto puedo afirmar que nuestra forma particular de Ser se va construyendo a partir de mis decisiones, mis acciones y como las afronto determinan a mi Ser.

 Démonos cuenta del presupuesto de fondo con el que funcionamos: saber sobre el bien y el mal, quiere decir, que los humanos se habían percatado ya que no estaban entregados al determinismo, que las cosas y los hechos hubieran podido ser distintos de cómo son o fueron. Adquiriendo constancia, mas o menos refleja, de que podían haber actuado de forma distinta. Eran por tanto, responsables y les podían ser imputados los hechos.(Maria Mardones: 3)

 Tomando en cuenta que somos seres sociales, que no podríamos conocer al mundo de la forma en que lo hacemos, si no tuviéramos a otro que sea nuestro complemento, nuestro alter, que nos interpele y signifique; creo que si no caemos en cuenta de la importancia de las relaciones interpersonales, no podemos actuar o vivir de forma ética -o por no aspirar a la universalidad del término-, no podríamos establecer  relaciones interpersonales con una actitud moral favorable. Al no darnos cuenta de nuestra necesidad por el otro, vamos a tener una actitud negligente, no vamos a cuidar del otro, y no vamos a ser responsables por nuestras acciones, ya que toda acción expresión, o comunicación siempre es para un alter, y no sólo para nosotros.

 No debemos ser indiferentes ante el otro y nuestra realidad, debemos lanzarnos, y actuar, debemos usar nuestra libertad para elegir y valorar, y no debemos permitir que nuestro contexto nos determine, si elegimos como vivir con el otro, podemos trascender, al hacernos cargo de nuestra realidad, construimos nuestro ser y la postura que tomamos frente a la vida, el otro y nosotros mismos.

 Aportación de la Mtra. Cristina de los Ríos Valdés

Bibliografía:

*López Veneroni Felipe,1997, la ciencia de la comunicación: método y objeto de estudio, trillas , México.

*Mária Mardones José, ¿por qué la ética? Sobre la constitución del hombre responsable, CSIC Madrid.

Rate this item
(0 votes)
Lic. Carlos del Salto del Salto

Director general del Centro de Estudios John F. Kennedy

Website: www.jfk.mx
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd