CONTROL DE CALIDAD Featured

9 Junio 2019, 12:00 am Written by 
Published in Experiencia docente
Read 37 times Last modified on Domingo, 09 Junio 2019 16:11

Estamos educando para la vida y en la vida tenemos que alternar con todo tipo de personas.

Esta es la razón por la que en este Colegio no se hace una selección elitista de ninguna índole y se actúa bajo el criterio de que las puertas están abiertas para todos los que quieren entrar; pero se quedan solamente los que pueden quedarse. Esto permite que el estudiante se capacite para relacionarse con todo tipo de compañeros y aprender estrategias, sobre la marcha, para sobrellevar situaciones desagradables. 

De las diferencias aprendemos mucho más que de las similitudes. Nadie aprende algo de alguien que piensa igual que él. Si el estudiante aprende a resolver sus conflictos interpersonales, gracias a esto mejorará su relación cada día más.

La pluralidad constituye un gran reto para el profesor que tiene que hacer conciencia de sus responsabilidades y actuar siempre pensando que, en la docencia, está en juego el hombre y su realidad total, está cuidando los intereses de una serie de beneficiarios de la educación 

Para el buen profesor no hay malos estudiantes, para el buen profesor hay seres humanos en formación, seres humanos que han sido confiados a su cuidado, seres humanos que dependen de su capacidad de ser y de hacer. 

El Colegio, la familia y la patria esperan resultados de la educación y no justificaciones de inoperancia o ejercicio de irresponsabilidad. 

No es válido justificar  la falta de voluntad o, en el peor de los casos, la incapacidad docente, culpando al mal material humano puesto a su cuidado porque no hay seres humanos imperfectibles; el hombre es perfecto en el ser y perfectible en su forma de hacer; tiene todo en su lugar, está diseñado como una obra perfecta y va más allá la intención de su creador porque le dio la capacidad de perfeccionar su forma de “hacer”, el hombre puede llegar hasta donde él quiera, sin limitaciones y los profesores son los facilitadores de ese proceso de perfeccionamiento. 

Si usted, señor profesor, vive la cultura del amor y del trabajo, el entendimiento se hará presente y la acción creativa producirá el milagro. Con amor todo sale bien. San Agustín dijo: Ama y después haz todo lo que quieras. 

El estudio, la concentración, la educación de aptitudes y talentos, aunados a la afirmación de principios y valores serán la garantía de la identidad de este colegio como centro de estudios de calidad superior. Todo depende de usted, señor profesor, que tiene la capacidad de lograr los objetivos planteados por el tiempo, lugar y circunstancias que vivimos para satisfacción de todos.           

 El control de calidad de los resultados educativos debe ser permanente mediante una adecuada y motivadora evaluación que conduzca a conseguir creatividad, diligencia, audacia, honestidad y un alto grado de competitividad. Señor profesor, no espere el mañana incierto, comience hoy mismo la tarea de superación y viva la satisfacción de los logros alcanzados, aquí y ahora. 

El educar para mañana es como diseñar fantasías. Nadie sabe cómo será el mundo del mañana; pero todos sabemos cómo es el mundo actual. Si el estudiante vive con nosotros un presente rico en realidades de valor; si el estudiante deja de sobrevivir y vive su mundo con actitud creativa, es seguro que está recibiendo una capacitación efectiva porque su futuro no será sino un reflejo del presente, será el resultado de lo que haga aquí y ahora. Una actividad bien hecha es un ejercicio que permite ser y hacer cada vez mejor.

El estudiante no sabe de futuros, sabe de presentes. Al estudiante no le preocupa el futuro, está muy interesado en su presente y quiere respeto para su forma de pensar, quiere reconocimiento de sus derechos, y a usted le toca la capacitación en el cumplimiento de sus deberes para el ejercicio de sus derechos. Es necesario que el estudiante sepa que: el ejercicio del derecho es consecuencia de la práctica y cumplimiento del deber.

Señor profesor, el triunfo es de los tenaces, de los que persisten en su labor por el mejor desempeño, de los que no toman el trabajo docente como una alternativa laboral. Recuerde que lo que sucede en una clase es el resultado del trabajo que usted inspira. Si hay planificación adecuada, puntualidad y trabajo constante real, esto y más obtendrá de sus alumnos. 

Usted, como elemento activo y necesario en el trabajo escolar, no permita la rutina y piense siempre que está obligado a una constante renovación, siempre atento a la entrega del producto en un plazo fijo, de conformidad con su planeación didáctica, siempre atento a la manera de mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje y a la intención de  elevar sustancialmente el rendimiento escolar.

La excelencia no es un privilegio del superdotado, sino de todo ser humano. Haga de su discípulo un aprendiz por excelencia y que cada fracaso le haga avanzar y  sea la escuela del éxito su centro de preparación permanente. 

La excelencia es la respuesta a nuestro presente y a ese mañana que todos deseamos tener; la única garantía de nuestro futuro es el compromiso con la excelencia, aquí y ahora. 

Hay que creer en lo creíble y  sacar una oportunidad de lo imposible y hacer de esta vida una experiencia maravillosa de triunfo y calidad total en el entendimiento de que el hombre es el rey de la creación y está diseñado para gozar y experimentar la vida con mucho amor y acción creativa.

Rate this item
(0 votes)
Lic. Carlos del Salto del Salto

Director general del Centro de Estudios John F. Kennedy

Website: www.jfk.mx
More in this category: « CALIDAD Y COMPONENTES
DMC Firewall is a Joomla Security extension!