ACTITUD MENTAL POSITIVA Featured

28 Enero 2019, 12:00 am Written by 
Read 122 times

  La  mayoría de las personas consiguen empleos y prosperan en ellos por razón de sus actitudes y no siempre por sus aptitudes. Esto debe ser una motivación para engendrar en los hijos la actitud de ganadores, como un estilo de vida para triunfar.

El pensamiento positivo no es una luz que se enciende y se apaga y se utiliza en determinadas circunstancias. El pensamiento positivo es una actitud mental constante para hacer, ser y tener y así conseguir beneficios insospechados. 

Como docentes, en algunas ocasiones, habrán visto, con cierta sorpresa, que estudiantes muy destacados, al llegar a ser profesionistas, no triunfan en su carrera sino que tienen que buscar alternativas de salida. Estas personas aprovecharon sus aptitudes pero no cultivaron sus actitudes. No aprendieron a pensar positivamente. Alguien les dijo que es bueno “estudiar para triunfar “ y tal vez nadie les dijo que es muy importante saber lo que se puede hacer con el pensamiento positivo y la preparación 

Al asistir a conferencias de motivación o leer algún artículo de autovalorización se vuela a otro mundo; pero, como los que no están motivados siguen igual, es posible que se produzca un deterioro emocional y, con frustración, se piense que todo esto es ideal y, por lo mismo, que está fuera de realidad. 

La motivación debe ser constante y retroalimentadora y no es suficiente  una sesión o una sola lectura. La motivación es como el baño, debe practicarse con regularidad.

Pensar que uno puede asistir a una sesión de motivación, leer un libro, escuchar una conferencia y obtener inmediatamente un beneficio permanente para todo el resto de la vida es pensar en un absurdo.

Tratándose de formación es preciso reconocer que para poder proporcionar una  motivación constante y generar ideas y actitudes positivas, se debe, como padres, también recibir dicha motivación con alguna regularidad. 

Conviene buscar y aplicar un enfoque positivo a las tareas diarias de la vida. Un profesor de la Escuela de Padres recomienda que cuando los niños llegan de la escuela, los papás les reciban con una clara actitud positiva y en vez de preguntarles ¿cómo te fue en la escuela? o ¿Qué pasó hoy en la escuela?, es mejor marcar el tono de optimismo preguntándoles:

¿Qué hiciste hoy  que fuera divertido?… ¿Qué aprendiste hoy con gusto?…    

¿Qué fue lo que más te agradó de esta jornada de trabajo?…

¿Dijiste o hiciste alguna cosa buena para alguien?…

¿Cambiaste a positivo algo negativo en este día?...

Esto también funciona de maravilla en la vida de hogar cuando el esposo regresa del trabajo o también en el medio laboral.

Al conseguir inspirar en nuestros hijos una asociación positiva con una experiencia escolar, lo más seguro es que dicha experiencia sea agradable y positiva

La actitud es un aspecto muy importante de nuestra vida en el hogar, en la escuela y en el trabajo. Conviene que los hijos aprendan a trabajar duro, con  entusiasmo y cortesía, conviene que aprendan a dar lo mejor de si y algo más; así se estará ubicándoles en el camino del triunfo.

Hay que tener presente que la mejor forma de educar es con el ejemplo congruente más que con las palabras. El ejemplo es una orden silenciosa, el ejemplo arrastra y siembra semillas que producen frutos similares.

Si hay congruencia en la forma de pensar, decir y hacer de los padres, será fácil educar en el camino del triunfo; porque la educación que se ejerce con el ejemplo es infalible en todos los campos. Y los padres tendrán la satisfacción de experimentar la emoción al pensar en: “de tal palo, tal astilla”.

Rate this item
(0 votes)
Lic. Carlos del Salto del Salto

Director general del Centro de Estudios John F. Kennedy

Website: www.jfk.mx
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd