REFLEXIONANDO Featured

23 Febrero 2020, 12:00 am Escrito por 
Leído 66 veces

Lo que hasta el momento se ha dicho en "Reflexiones para papás" puede parecer materia de ciencia ficción o dar paso a la reflexión que dice: “cada quien habla según cómo le fue en la feria”.

¿Es materia ideal?... Algunas personas critican al idealista y le consideran fuera de realidad. ¿Será porque no habla de crímenes, de calamidades económicas, del negro destino de la humanidad en manos de vándalos?... El idealista genera cambios yendo tras un ideal y elevando las cosas sobre la realidad sensible. Gracias a muchos idealistas, se goza, hoy en día, de mil inventos e iniciativas notables para mejorar la vida del hombre. Para mejorar es necesario elevarse y contar con una formación multidisciplinaria y ejercitarse en actividades de calidad; sin olvidar que la capacitación y adiestramiento se inicia en el seno familiar y solamente podrá ser efectiva cuando los padres de familia entiendan y se ubiquen en el mundo de la niñez y adolescencia. 

Para entender al niño y al adolescente hay que ponerse en su lugar, hay que conocer el medio en el que se desenvuelve; el mundo en el que vive es nuestro mundo, pero con sus características propias de sagrada e inviolable  intimidad. Hay que conocer y dominar las etapas de formación del niño y las barreras del adolescente: la soledad, la desfamiliarización, el aburrimiento, el borreguismo y las peligrosas evasiones; hay que conocer las causas y destruirlas. 

A más de la familia, la escuela, las universidades y las empresas deben vincularse, aprovechando diferentes canales de comunicación, para conocer, difundir y vislumbrar la solución de  las auténticas necesidades del hombre actual.

Conviene buscar la forma de solucionar problemas y no la manera de formular reclamos. Conviene hacer conciencia de que lo preocupante no es lo malo que se hace sino lo bueno que se deja de hacer. 

Por lo visto la calidad del hombre depende, en gran parte, del estilo de vida de la familia y el vínculo de ésta con la escuela y, por lo mismo, al pensar, por ejemplo, en instituciones educativas, es bueno pensar no en función económica o social, sino en atención a los servicios que ofrecen. 

Esto no es nuevo, ya en los tiempos del renacimiento español, en 1580 y tantos, Cervantes dijo: “A los padres les toca encaminar a sus hijos, desde pequeños, por los pasos de la virtud, de la buena crianza y de las buenas costumbres”. 

La mayoría de los padres de familia están preocupados por entender a los hijos, sobre todo a los adolescentes, y por entender el ambiente en el que viven. La mejor forma de conocer y entender a los hijos es ponerse en su lugar y saber qué piensa, qué opina de la familia, quiénes son sus amigos, qué lee, cuál es su lugar preferido, qué hace todo el día, cuál es su mundo, etc. las respuestas a estas preguntas dan el grado de conocimiento que los padres tienen de sus hijos. Si los padres recuerdan su infancia y su adolescencia les será más fácil guiar a los hijos por el mejor camino, con base en las experiencias propias. 

Muy pocos son los que admiten que la adolescencia es una etapa más del desarrollo y desenvolvimiento del hombre y que depende de cómo vivió la concepción, gestación y pubertad para el tipo de vida que llevará mientras pasa este período de  tránsito entre la niñez y la juventud.  

Se dice que la niñez y la edad adulta son épocas estables y de menor riesgo. Pablo Mier y Terán Sierra en su obra “Adolescencia, riesgo total”  lo compara de la siguiente manera: “Imagina en el circo un trapecista que se mece en un columpio a gran altura y en determinado momento se suelta de éste y viaja por el aire en búsqueda del otro columpio... como ese momento tan dramático y arriesgado, es la adolescencia. El primer columpio es la niñez y el segundo la edad adulta”.

Califica el contenido
(0 votes)
Lic. Carlos del Salto del Salto

Director general del Centro de Estudios John F. Kennedy

Website: www.jfk.mx
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd