MAS ALLÁ DEL REGLAMENTO Featured

8 Febrero 2020, 12:00 am Escrito por 
Leído 7 veces

Se hacen reglas y reglamentos basados en razones valederas en un tiempo.

El tiempo pasa y a lo mejor también las razones ya no son actuales; pero el reglamento vigente allí está y se pide observación del mismo.

No hay duda que en cualquier relación humana hay que seguir un determinado conjunto de reglas porque de lo contrario sería una relación caótica; pero también es verdad que para poder dar solución a infinidad de situaciones complejas hay que avanzar más allá de las reglas, hay que desaprender lo que se sabe y buscar soluciones más allá de lo rutinario y reglamentado.

Muchas de las actividades del hombre, aún las más simples, responden a programaciones, sin mayor razón de valor para este tiempo y lugar: la forma de vestir, los horarios de comer, etc. son formas de mandatos tácitos. El genio del hombre rompe los reglamentos vigentes y saliendo de la trivialidad viaja en alas de la creatividad. Pablo Picasso dijo en alguna ocasión “Cada acto de creatividad es antes que nada un acto de destrucción”.

Pero en educación no se trata de violar las leyes sino de salirse e ir más allá de lo reglamentado, con el propósito de optimizar la solución a la problemática en juego. Cuando el hombre se esclaviza a las reglas deja de pensar y por lo tanto deja de crear.

Se ha preguntado alguna vez porqué el teclado de su máquina de escribir comienza por “qwerty”?… Se cuenta que en 1870 se diseñó así el teclado para  que el usuario tuviera dificultad y escribiera despacio evitando el que se peguen las teclas. En esa época la medida era muy buena porque las máquinas no permitían que se escribiera rápido. Las máquinas mejoraron y el teclado siguió igual y llegó la computadora y no cambió el diseño.

     Antes de la invención  de la bombilla eléctrica, el alumbrado más ideal era con velas hasta que Tomás Alva Edison rompió las reglas con el invento del foco eléctrico y modificó el sistema de alumbrado y cambió la forma de vida.

Señor profesor, hay mucho por hacer en todos los campos, nada está terminado, adquiera el hábito de cuestionar los hábitos y busque la mejor salida a sus proyectos, así  estén reglamentados, y se sorprenderá de su capacidad creativa, en cada intento de cambio en su forma de ser y hacer.

Los actos rutinarios le pueden servir para mejorar la relación con sus alumnos y generar aprendizajes significativos para la vida con mejor comunicación. El pasar lista todos los días utilizando únicamente los nombres, nunca el número, da mayor individualidad y más aún si se toma en cuenta únicamente el nombre preferido por el alumno; pero no en diminutivo. Eso le hace pensar, inconscientemente, al alumno que usted tiene una consideración especial hacia él y más aún si se toma el tiempo para platicar por lo menos una vez por clase con un alumno. Al final del año usted conocerá más a sus alumnos y estará en mejores condiciones para hacer una evaluación justa y valedera de su avance, dejando en un segundo plano el examen y la acumulación de conocimientos, que en muchos casos no son necesarios porque no estamos haciendo especialistas en ninguna materia en particular.

Señor profesor, el crear prioridades en función del tiempo, lugar y circunstancias le permite salir de lo reglamentado y entrar en el campo de la creatividad.

Exprese preocupación por sus alumnos, independientemente de su conducta o aprovechamiento, todos son sus clientes y están pagando por su servicio; ayude a atender sus necesidades, ayude a tomar decisiones adecuadas.

En los casos en los que el alumno está equivocado, intente, por todos los medios, persuadirlo amistosamente y con mucha cautela, no imponga bruscamente su criterio, recuerde que el alumno está aprendiendo a vivir y aprende, esencialmente, de ejemplos; si usted es autoritario con él, cuando él sea autoridad actuará igual. 

 Ayude al estudiante a lograr un buen entendimiento de las circunstancias reales, conectadas a su problemática y concéntrese en la búsqueda de una solución razonable.

Si desea persuadir a su alumnado, será de gran utilidad el recurrir a la estrategia del “comunicador convertido” dígales que usted acostumbraba pensar y actuar de la misma manera que ellos lo hacen y porque usted decidió cambiar (“convertirse”), las cosas mejoraron para usted y los suyos. A partir de este hecho sus argumentos serán más creíbles.

 En  los  diferentes  problemas comunes conviene  venderles la idea de propiedad de las soluciones es decir guiar al estudiante mediante preguntas cuya respuesta sea afirmativa para que así se pueda convertir él en dueño de las  ideas.

Cuando se fabrique una barrera de incomprensión entre el profesor y el alumno se recomiendan los tres pasos siguientes de razonamiento para que se mueva tangencialmente hacia donde usted quiere: 

  1. Entiendo la razón por la que te preocupas (escucha y lo entiende). 
  1. Otros en tu situación probablemente harían lo mismo (estás bien así) 
  1. Sin embargo me gustaría explicarte algo sobre este problema (adquiere y mantiene el control)

Se ubica frente al problema y encuentra todas las posibles soluciones.

Califica el contenido
(0 votes)
Lic. Carlos del Salto del Salto

Director general del Centro de Estudios John F. Kennedy

Website: www.jfk.mx
Our website is protected by DMC Firewall!