PLANES DE TRABAJO Y EVALUACIÓN Featured

22 Noviembre 2021, 12:00 am Escrito por 
Leído 28 veces

El marco de valores relevantes permitirá desarrollar un plan de vida congruente con la naturaleza de crecimiento real y permanente; los planes de trabajo deben contener, necesariamente, propuestas centradas en el crecimiento armónico de tal manera que tengan validez sustentable y sostenida en el proceso.

En la educación participan los alumnos, los padres de familia y la comunidad como un todo. Es altamente recomendable incorporar estos miembros a los esfuerzos colectivos por mejorar la calidad escolar con aprendizajes útiles para la vida.

Al hablar de calidad, lo más significativo es la calidad de las personas. La filosofía de la calidad total considera que lo más importante no son las cosas que hace el hombre, sino el hombre que hace las cosas y la intención con la que las hace 

En el proceso de desarrollo integral de las personas, lo más importante son sus valores. La búsqueda de la calidad abre los espacios para vivir, en forma congruente, los valores fundamentales de solidaridad, responsabilidad y compromiso.

Al permitirnos vivir congruentemente como docentes, la búsqueda de la calidad nos pone en condiciones de proponernos formar a nuestros alumnos y quizá también a sus familiares, en los valores de identidad, libertad y compromiso, equidad y justicia, solidaridad y congruencia. 

El proceso de mejoramiento de la calidad parte del reconocimiento del problema, que debe ser motivo de preocupación para todo el personal escolar. 

La preocupación por resolver el problema detectado generará ideas sobre cómo resolverlo. Estas ideas se convierten en un plan de interés común en el que participan, responsablemente, todos los involucrados en la actividad escolar; en un plan que tenga las siguientes condiciones: 

  • Elaborarse en equipo.
  • Comenzar por estabilizar los procesos actuales.
  • Diseñar los resultados esperados.
  • Privilegiar los procesos que previenen el problema.
  • Preocuparse sobre todo por disminuir las variaciones.

El plan global de la escuela se hace con el apoyo de programas más precisos, que surgen de los círculos de calidad o de pequeños equipos de profesores, unidos por afinidad de áreas de trabajo e intereses. En estos círculos participan, de ser posible, alumnos y padres de familia.

Uno de los pasos más importantes en un proceso de mejoramiento de la calidad es el monitoreo de los procesos. Monitorear significa revisar que los procesos estén cambiando de acuerdo con los requerimientos de causa y efecto. El monitoreo también se hará en grupo. 

Cuando ya pueden esperarse resultados, hay que evaluar para comprobar la validez del proceso. Pero evaluamos fundamentalmente para verificar que nuestro trabajo mejorado está dando resultados satisfactorios. La evaluación, por sí sola, no puede mejorar la calidad. Son los procesos mejorados los que impulsan el mejoramiento de la calidad. 

Una vez consolidados los mejores resultados, se institucionaliza el proceso y se está en condiciones de comenzar un nuevo ciclo: planificar, hacer, revisar y actuar.

Recordemos que los beneficiarios de la educación son los padres de familia, los alumnos, los profesores de los grados inmediatos superiores y la escuela, y nuestra aportación va a ser retribuida por dichos beneficiarios. 

Se potencian los vínculos que existen en todo el plantel entre la escuela y la comunidad, y entre los docentes y los padres de familia, generando actividades que permitan un mayor intercambio de experiencias enfocadas a resolver problemas escolares comunes. 

Los padres de familia confían en el buen trabajo escolar, por esto eligieron este colegio y haríamos mal en defraudar la confianza depositada en nosotros con los argumentos de que hay deficiencia en el material humano puesto a nuestro cuidado o que el sistema es deficiente. 

Al evaluar a los alumnos debemos tratarles con dignidad, como personas inteligentes, maduras y capaces; haciéndoles saber el criterio positivo que tenemos de ellos. La evaluación será siempre positiva y promotora de avance, cuidando siempre la autoestima del estudiante proclive al qué dirán de los demás y a la opinión de la autoridad. 

Uno produce en los demás la respuesta que está esperando de ellos. Si decimos que son “una bola de flojos”, inconscientemente, les estamos programando para que justifiquen, inconscientemente, lo que, como autoridad, estamos afirmando de ellos, y serán “una bola de flojos”. 

Para el estudiante es muy importante lo que el profesor piensa y dice de él. Con mucha frecuencia, con nuestra actitud, promovemos el triunfo o el fracaso de los estudiantes.

Califica el contenido
(0 votes)
Lic. Carlos del Salto del Salto

Director general del Centro de Estudios John F. Kennedy

Website: www.jfk.mx
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd