ESTRATEGIA PARA ENTRENAR LAS EMOCIONES. Featured

21 Mayo 2021, 12:00 am Escrito por 
Leído 492 veces

Frente a situaciones problemáticas nos conviene aplicar la técnica de PARA Y REGRESAR LA ATENCIÓN. Dice Ludwig Wittgenstein que “El cuerpo humano es la mejor fotografía del alma”.

“¿Te ha sucedido que estás pasando por un momento de ansiedad, pero no te das cuenta hasta que te estás comiendo las uñas? ¿Estás muy irritable y no lo notas hasta que estás gritando y azotando las puertas? Cuando dejamos de mirar con atención lo que sucede en nuestro mundo interno, las emociones pueden tomar el control de nuestra experiencia sin que nos demos cuenta.

Por fortuna, contamos con un excelente indicador de nuestros estados mentales: el cuerpo. Si atendemos conscientemente a nuestro cuerpo podremos notar la presencia de ciertas sensaciones relacionadas con emociones específicas (como tensión en el cuello o en los hombros, opresión en el pecho, cosquilleos, la aceleración de nuestro ritmo cardiaco).

Estrategia para depositar la atención en el cuerpo y tomar distancia de aquellas emociones que, cuando nos controlan, nos impulsan a reaccionar de formas destructivas:    

I.-  Primero, vamos a identificar una emoción que con frecuencia nos controla, nubla nuestra capacidad de pensar con claridad o nos lleva a actuar de formas perjudiciales. Iniciaremos realizando tres inhalaciones profundas.

II.- Recordemos algún momento en el que hayamos experimentado alguna emoción desproporcionada, fuera de contexto o que nos llevó a actuar de maneras destructivas. Elijamos una situación que no sea demasiado compleja, algo con lo que podamos trabajar (una discusión con un amigo, mucho cansancio, molestia frente al clima, etcétera).

  • Recreemos mentalmente la situación en la que generalmente se presenta dicha emoción y tan sólo dejémosla surgir.
  • Cuando la emoción haya surgido, dejemos de prestar atención a lo que la originó y concentrémonos en las sensaciones corporales que sentimos.
  • ¿Qué notamos? ¿Hay algún cambio de temperatura o tensión? ¿Dónde sentimos lo que notamos, en el rostro, en el cuello, en los hombros, en las manos, en el pecho o en el estómago? Observemos cómo cambian estas sensaciones.
  • Intentemos relacionarnos con la emoción sintiéndola en el cuerpo. Tan sólo descansemos en las sensaciones físicas mientras respiramos. En cuanto notemos que nuestra atención se ha distraído con ideas, imágenes mentales o ruidos, simplemente regresemos la atención a las sensaciones en el cuerpo.
  • Soltemos todo el esfuerzo y dejemos que nuestra mente descanse tal como está. Concluyamos el ejercicio.

Resumen: A menudo no nos damos cuenta de nuestro estado emocional hasta que el enojo, la tristeza o la ansiedad, “nos han hecho actuar” de forma impulsiva y poco prudente. Al estar bajo el control de emociones que nos llevan a actuar de manera destructiva, perdemos calma, claridad y nos obsesionamos con todo tipo de ideas dañinas.

Una analogía que sirve para explicar este punto es el de una montaña: cuando estamos en ella es difícil darnos cuenta de su forma, sus colores o su extensión; Cuando la vemos a la distancia es cuando nos hacemos plenamente consciente de sus particularidades. De la misma manera, cuando somos capaces de atender a las sensaciones del cuerpo, nos volvemos conscientes de nuestra experiencia, lo cual, a su vez, nos permitirá tomar la distancia necesaria para evitar que las emociones nos controlen.

Califica el contenido
(0 votes)
Lic. Carlos del Salto del Salto

Director general del Centro de Estudios John F. Kennedy

Website: www.jfk.mx
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd