CONOCIMIENTO Y FORMACIÓN Featured

20 Junio 2022, 12:00 am Escrito por 
Leído 86 veces

Un fracaso escolar es un hecho para el que nunca se está preparado. Piensan algunos padres de familia que, por reciprocidad, el escolar tiene la obligación ineludible de responder de la mejor manera en la escuela.

Hay padres de familia que al inscribir a su hijo lo hacen con mucho entusiasmo y mantienen la responsabilidad, iniciando así el primer paso de una larga carrera de acciones compartidas  entre padres de familia, profesores y alumnos. Hay otros padres de familia que se preocupan compulsivamente por la boleta de calificaciones y consideran a este informe como el testimonial único y definitivo para establecer la calidad del escolar.

La instrucción y el conocimiento, realmente tienen poco que ver con la formación humana y la verdadera cultura; no están en el campo de los conocimientos útiles para la vida. En los libros está el “tesoro del saber”; los libros sirven para aprender a leer, distinguir, comparar y adquirir conocimientos para conversar con las inclinaciones y aspiraciones profundas.

La instrucción, como todos los adelantos científicos, es herramienta y como tal debe ser utilizada y será válida en la medida en la que se aplique y el espíritu que presida a su aplicación.

La instrucción y los conocimientos, realmente no le hacen a uno mejor, le dan un poco de barniz a las relaciones; pero no pasan de allí. Lo importante es el grado de “humanidad” al que se pueda llegar, entendiéndose por humanidad no la limitante justificación  de flaquezas sino la dignificante vocación de origen: creado para gozar y experimentar la vida, las personas y las cosas    con amor y entendimiento. (Gen. 26 al 30)

¿Qué pasaría si se dejara de pensar en la enajenante especialidad confirmada con licenciaturas, maestrías y doctorados?

¿La cantidad de conocimientos le hará al hombre más responsable, moral y congruente?

¿Los conocimientos servirán al enriquecimiento efectivo de la humanidad?

En tiempos pasados se decía: “estudia para que seas mejor” y el estudio consistía en almacenar conocimientos y la calificación escolar cuantificaba el estado de dominio de la sabiduría de entonces. Hoy en día sabemos que el conocimiento es una necesidad técnica y social; pero no es la determinante única y exclusiva del estado de progreso del hombre. Hay algunas personas que en su tiempo escolar cosecharon excelentes  calificaciones y en la actualidad son tildadas como gente corrupta. ¿Qué pasó?... se preocuparon más del “saber y el tener” y descuidaron el “ser”.

 La validez del sistema escolarizado actual radica en una serie de adiestramientos y aprendizajes útiles para la vida con el fin de  desarrollar actividades acordes con la vocación.  Así no es tan importante el papel que certifica el trabajo escolar sino la forma en la que se obtiene ese papel. Esta verdad debe poner en alerta a padres y profesores para que en forma conjugada se entienda que la finalidad de la educación no es solamente el aprobar el año. Al entender esto  se destierra el criterio que convierte al padre de familia en víctima propiciatoria del descuido del escolar y en negociador de puntos para que su hijo pase de año a costa de lo que sea.

 Conviene recordar que la instrucción y los conocimientos son herramientas cuyo empleo necesita una dirección prudente que supone el cultivo profundo de la personalidad y en esta tarea deben estar unidos los padres de familia y los profesores, siempre dispuestos a hacer realidad los fines de la educación y no los oropeles de la instrucción.

Recordemos que el valor del hombre no se deriva necesariamente de la instrucción adquirida sino de los ejemplos compartidos y recordemos también que el cultivo de valores no se da únicamente en el colegio y en el período escolar, sino y sobre todo, en la familia y en los tiempos de formación.

Califica el contenido
(0 votes)
Lic. Carlos del Salto del Salto

Director general del Centro de Estudios John F. Kennedy

Website: www.jfk.mx
DMC Firewall is a Joomla Security extension!