Lic. Carlos del Salto del Salto

Lic. Carlos del Salto del Salto

Director general del Centro de Estudios John F. Kennedy

Website URL: http://www.jfk.mx

POBRE FANTASÍA

28 Enero 2023, 12:00 am

Ha generado luchas increíbles por siglos, ha sido causa de odio, ira, violencia e incontables vidas perdidas. Pensar que una persona pueda beneficiarse de la desgracia ajena es una falacia.

¿Qué podríamos ganar dañando a alguien? Esa persona forma parte de nuestro mundo. Cuando tratamos de lastimar a alguien, cualquier apariencia de beneficio personal es largamente superada por la pérdida que sufrimos en realidad. Buscando sacar provecho de la desgracia ajena nos colocamos en negativo. Esa negatividad, no importa hacia dónde esté dirigida, se convierte en una pesada carga. Es imposible dañar a alguien sin dañarse a uno mismo en el camino.

Los logros duraderos se consiguen siendo creativos, no destructivos. La creatividad y energía positiva que ponemos en juego vuelve multiplicada varias veces. Lo mismo ocurre con el dolor y la destrucción. ¿Cuál de ellos preferiríamos recibir?

Por supuesto, aspirar a cosas más grandes y mejores es excelente. Pero no nos engañemos pensando que esas cosas vendrán embaladas de fábrica con su propio disfrute. Eso depende de nuestra actitud mental.

Quizás no elegimos estar donde estamos, y que estemos comprometidos con llegar donde deseamos es maravilloso. Sin embargo mientras estemos aquí, aceptemos y disfrutemos. Disfrutar lo que estamos viviendo ahora mismo, nos llevará por el largo viaje hacia dondequiera que deseemos llegar.

PROYECTO DE VIDA ESCOLAR

28 Enero 2023, 12:00 am

El acontecer diario debe amalgamarse con el programa de estudio de la materia de aprendizaje para que resulte relevante lo que se enseña; esto supone que el educador los seleccione, interprete y pondere, y que tenga la habilidad de conducir a sus alumnos a descubrir en ellos mensajes, retos o cuestionamientos; así se enseña a pensar y así se forma el acervo de valores del estudiante activo y atento a su tiempo, lugar y necesidades.

Los contenidos, pertinentes y relevantes, son la materialización de la oferta educativa y responde a necesidades básicas de aprendizaje del individuo y de la sociedad.

Es frecuente la evasión de responsabilidades en rasgos que están aparentemente fuera de la especialidad; por ejemplo, la caligrafía, ortografía y redacción se deja al profesor de español; los problemas sociales, al profesor de historia; el cultivo de valores civiles y políticos, al profesor de civismo, etc. 

Conviene recordar que la educación es trabajo de equipo y en ella participan todos los profesores y por lo mismo, todos tienen responsabilidades comunes a más de los compromisos de especialidad.

Vale la reiteración, la calidad de la educación se elevará cuando profesores y padres de familia entendamos que, a más de los contenidos programáticos, están los acontecimientos locales y nacionales que nos proporcionan diferentes estrategias y nos impiden acartonarnos en modelos educativos tradicionales, idealistas e intrascendentes.

Es motivo de preocupación no tanto el agotar los contenidos programáticos cuanto el proporcionar una guía orientadora real y actual en el proceso de formación para la vida. Olvidemos aquello de que la escuela instruye y la familia forma. La información y complemento de formación es compromiso conjunto que da significado a la participación social. Es más, el profesor no es el único poseedor de la información y ya no es el genio de antaño, el sabelotodo. En muchos campos de la informática los estudiantes rebasan al profesor y, con algo de razón, desdeñan la acción informativa escolar y su trascendencia.

Sobre todo, en la formación y cultivo de valores cívicos y morales se puede recurrir a los acontecimientos que viven los estudiantes en la sociedad actual. Por ejemplo, si hay algunas fallas en los gobernantes o en el sistema, estas pueden servir de antítesis para la inspiración de los contrarios: la honestidad se puede aprender a partir del análisis de la corrupción de algunos servidores públicos que, por desubicación y falta de responsabilidad, se dan con alguna frecuencia.

Si las jóvenes generaciones han de ser capaces de vivir y exigir una nueva moral en la cultura del trabajo, ello dependerá de que aprendan a ponderar críticamente la distancia que separa al discurso normativo de las conductas reales.

Se dan casos en los que el profesor pide puntualidad y no es puntual en entradas y salidas, en administración del tiempo, exige trabajos y no califica, pide respeto y no respeta, trata de moralizar y no es congruente en su forma de decir y hacer, etc.

Si no hay ejemplos, no es posible hablar de formación para la vida, ya que el ejemplo es una orden silenciosa y no necesita recomendación, el ejemplo se recomienda solo y mueve a la imitación incondicional.

Los resultados del quehacer educativo tienen repercusiones inmediatas y por lo mismo los proyectos del trabajo en el aula contendrán metas alcanzables a corto plazo y estarán vinculadas con los problemas de la vida y del trabajo; al alcanzar una meta el estudiante se siente motivado y alimenta su entusiasmo para seguir adelante.

Es urgente el diseño y ejecución de nuevos modelos de atención educativa que estén condicionados por el lugar y el tiempo. Modelos educativos que estén matizados o combinados entre el aspecto temático y las situaciones de la vida real y actual para que así tengan validez y vigencia.

PRINCIPIOS DE VIDA

28 Enero 2023, 12:00 am

Los hijos necesitan mucha ayuda relacionada con la búsqueda y el descubrimiento de los valores personales para poder crecer en dichos valores y, al encontrar la verdadera vocación, poder encaminarse, por la ruta del éxito, hacia la realización total.

En el seno de la familia se orientará para que los hijos traten y consigan ser siempre los mejores en lo que emprenden. Aprendiendo a dar valor al trabajo, disciplina y perseverancia en el bien, se podrá entender la verdadera vocación del ser humano: hecho a imagen y semejanza de Dios y diseñado para gozar y experimentar la creación, las personas, animales y cosas, con amor y entendimiento.

La vocación es la única línea de realización en cuyo camino se disfrutará del éxito. El plan de vida se realizará a plenitud solamente si está de acuerdo con la vocación; por esto los padres de familia deben tener mucho cuidado en las orientaciones iniciales para que los hijos le den verdadera importancia a la elección de carrera, de acuerdo con su vocación y no en respuesta a situaciones económicas o para complacer al papá o mamá que, generalmente, y de manera inconsciente, quieren realizarse en sus hijos; lo que no pudo ser el papá o mamá quieren que sea el hijo o la hija.

Los hijos deben saber que la vocación es una pasión de amor por un ideal que da razón y sentido a la misma vida. El descubrimiento de la vocación es el momento más importante de la vida y el cultivo de la misma es el compromiso que determina la calidad y destino del plan vital de la juventud, que es el tiempo ideal para el discernimiento de los talentos. Los padres de familia deben saber que al ensalzar los talentos de los hijos sus limitaciones o defectos desaparecen como por arte de magia.

 Conviene recordar siempre que las cualidades son causa de aceptación y los defectos son motivo de rechazo. Si se ve las cualidades de los hijos hay motivo suficiente para ser aceptados; pero si se consideran los defectos es posible, y remotamente, que se acepte; pero con resignación y la aceptación de los hijos debe ser a plenitud, sin motivos de justificación. Aceptarles tal y como son, por el solo hecho de ser sus hijos. La aceptación da seguridad y permite el crecimiento constante; la desaprobación es producto del rechazo y minimiza,  dando origen a la frustración, tanto de los padres como de los hijos.

 Ya se dijo en alguna ocasión que el joven debe tener una idea clara de la empresa que tiene en sus manos y por la que tiene que gastar su propia vida y creer en ella porque cuando no se cree en nada, no se vive para nada ni se sirve para nada.

 La elección de la carrera y la elección del consorte, son dos decisiones en las que el fallar sale muy caro; para la equivocación en la elección de carrera no hay divorcio y por eso hay que dedicar todo el tiempo posible a pensar en la vocación; repetimos esto, una y mil veces, porque es muy importante y conviene comenzar a tratar este asunto desde el tercer año de secundaria.

ACCIÓN DOCENTE

9 Diciembre 2022, 12:00 am

La actividad docente exige desarrollar una cultura para el cambio, lo mismo en las escuelas de educación básica como en las instituciones de nivel medio superior.

La educación que demandan las generaciones actuales para enfrentar los retos del presente y del futuro tendrá una respuesta en la medida en la que la formación y actualización de docentes se transforme y dé un proyecto académico, de acuerdo con las exigencias del siglo XXI, con clara conciencia de responsabilidad. 

La antigüedad en el ejercicio docente nos da experiencia y capacidad para ejercitar el cambio y actualizar permanentemente las estrategias, sin embargo, hay que tomar en cuenta qué es lo que el tiempo y objetivos demandan, recordando siempre que lo que se buscaba en tiempos pasados no es lo que se busca en el presente y por lo mismo es compromiso del docente entrar, con responsabilidad y buenos deseos, al campo de la modernidad, para buscar, crear y aplicar la metodología adecuada.

Si se dice que se está preparando para la vida, el docente debe ser congruente con este propósito y ejercitar, aquí y ahora, la responsabilidad de vida.

No es tan válida la afirmación de que “así como trabajo hasta ahora con el alumno me ha dado buenos resultados y por esto no voy a cambiar”. Si hasta el momento, con comportamiento invariable ha tenido buenos resultados; ¿Cuánto mejoraría al cambiar y contemporizar?… ¿Cuánto ganaría al atender las necesidades de tiempo, lugar y circunstancias?…

Tampoco es válido echar la culpa al grado inmediato anterior o a la escuela de procedencia. Se quiere resultados y no justificaciones de inoperancia consciente o inconsciente. 

Otro aspecto muy importante e indispensable   es la motivación adecuada, oportuna y veraz. Señor profesor, si usted motiva al alumno para que entienda los objetivos reales del curso y se sienta a gusto en sus clases, ya ganó un gran porcentaje de éxito en su tarea de enseñanza-aprendizaje. 

También es responsabilidad y compromiso del profesor crear un ambiente agradable y de respeto entre alumno y docente para que el trabajo escolar se realice en un ambiente de verdadero interés, disciplina y perseverancia en el bien.

La confianza no es un facilitador para el mal trato y pérdida de respeto entre alumnos y profesor sino un factor de confiabilidad para que las relaciones se mejoren y el estudiante esté seguro de que lo que está haciendo en el colegio es lo indicado y vale para satisfacer las necesidades y requerimientos personales, de familia, grupo y país, en el presente y en el futuro, fomentando un alto sentido de responsabilidad de conformidad con los objetivos propuestos. 

Hacer conciencia, aprovechar, fortalecer, promover y mejorar son los verbos que los profesores deben conjugar en presente para que nuestra labor sea significativa y trascendental para el bien de todo, de todas y de todos, aquí y ahora.

La educación que se ha venido impartiendo no responde ni a la realidad diaria de los educandos, ni a la situación social, económica y cultural que se está viviendo y esta falla requiere cambios que implican, por una parte, identificar las necesidades básicas de aprendizaje y por otro, determinar los desempeños que reflejen formas de ser y de conducirse en la vida. 

Las necesidades básicas de aprendizaje abarcan tanto herramientas como contenidos: 

* Herramientas esenciales para el aprendizaje (lecto-escritura, expresión oral, cálculo, solución de problemas)

* Contenidos (conocimientos teóricos y prácticos, valores y actitudes) indispensables para que     los    seres humanos puedan vivir, desarrollar plenamente su capacidad y trabajar con dignidad.

* Actividades que le capaciten para participar en el desarrollo de su comunidad, mejorar la calidad de su vida, tomar decisiones importantes y continuar aprendiendo lo que se tiene que aprender y enseñando lo que se tiene que enseñar.

De hecho, en última instancia, el proceso de identificación y satisfacción de necesidades básicas de aprendizaje sólo se cumple y consuma cuando cada profesor configura su propio proyecto educativo, en función del proyecto escolar de su centro de trabajo y elabora un adecuado plan de acompañamiento. 

Otra implicación, además de la detección de necesidades es la de los contenidos curriculares, que conviene determinarse en función de las necesidades básicas; lo que, ante todo y sobre todo, debe enseñarse es aquello que los estudiantes necesitan saber para su propio desarrollo personal y para su inserción productiva en la vida social. 

Para que realmente se atienda y satisfaga las auténticas necesidades de aprendizajes, conviene proponer contenidos que se consideren: suficientes, pertinentes y relevantes, o sea que tengan calidad de útiles y sean significativos para el educando en tiempo, forma y espacio. 

Se ha dicho que los valores de identidad, justicia, democracia, independencia y soberanía son elementos estructurales que cumplen la función primordial de guiar los aprendizajes hacia los fines de la educación, mediante el logro gradual de los perfiles de desarrollo. 

Las cualidades y habilidades que la sociedad espera de una persona educada conforme las diferentes etapas de su desarrollo, de acuerdo con los requerimientos que exigen los sectores económicos, políticos y sociales del país. 

Es fundamental que el educando se prepare para poder ejercitar la capacidad de: 

  1. Analizar detalladamente una cosa, separando sus partes, para conocer sus características.
  2. Comprender para tener una idea clara de lo que se dice, se hace o sucede.
  3. Practicar para adquirir habilidad o experiencia y
  4. Aplicar para poner en práctica los procedimientos adecuados para conseguir un fin determinado.

 

REACCIONEMOS CON TRANQUILIDAD

9 Diciembre 2022, 12:00 am

Sea lo que fuere que se presente hoy en el camino, que la primera reacción sea tranquila. En la apacible calma yace un enorme poder, el poder de seguir los propios planes y objetivos. Eso se pierde cuando uno reacciona guiado por la ira. Para responder con tranquilidad hace falta esfuerzo y una firme convicción. El poder y el control que ello nos dará, bien vale el esfuerzo. Por supuesto, queremos cuidar nuestros propios intereses. Sin embargo, estar firmemente decididos no es razón suficiente para estar enojados ni fuera de control. El mayor de los poderes se manifiesta, siempre, mediante una respuesta tranquila y mesurada, en un ambiente de tranquilidad y mesura.

¿Realmente queremos permitir que sean otros quienes decidan nuestro propio nivel de estrés y ansiedad? ¿Realmente queremos permitir que otros controlen nuestras acciones? Respondamos tranquila y calmadamente. Mantengamos la compostura. Mantengamos el control. Dejemos que nuestra primera reacción sea tranquila, y de esa manera será mucho más efectiva.

Nada es intrínsecamente agradable. Lo que una persona disfruta, tal vez otra lo desprecie. Disfrutar no depende de la situación en sí misma, sino de la actitud particular hacia esa situación. Demasiada gente busca en vano actividades y relaciones placenteras, entornos y entretenimientos agradables. Dejemos de buscar y empecemos a disfrutar, será una estrategia mucho más efectiva para dar calidad a  nuestra vida.

El disfrutar no está en la actividad. Dondequiera que estemos, sea lo que sea que estemos haciendo, encontremos la manera de disfrutarlo.

SUSPENSIÓN DE CLASES

9 Diciembre 2022, 12:00 am

La Secretaría de Educación del Estado de Puebla informa que el próximo lunes 12 de diciembre habrá suspensión de clases para estudiantes de escuelas de nivel obligatorio (inicial, preescolar, primaria, secundaria y media superior), con el objetivo de evitar ausentismo en las instituciones y rezago en los conceptos planeados para esa fecha.

Las y los alumnos deberán reincorporarse a sus actividades y horarios habituales el próximo martes 13 de diciembre del año en curso.

La dependencia reitera su compromiso con la comunidad educativa, a fin de respetar las tradiciones mexicanas y la libertad de expresiones culturales, sin afectar el desarrollo formativo de las y los aprendientes en la entidad.

VALORES FAMILIARES

9 Diciembre 2022, 12:00 am

Nunca será por demás reiterar que padres de familia, profesores y estudiantes son los elementos protagónicos de la educación.

Los padres inician su actividad, generalmente, por amor, al formar la familia, guiados por la propia naturaleza y la necesidad de la conservación y renovación de la especie. Ya se dijo que la familia es la célula de la sociedad y constituye el cimiento que debe estar protegido por los intereses de la comunidad. Es una organización funcional en la que los cónyuges gozan de igualdad de derechos y obligaciones diferenciadas por el contexto cultural. 

Cualquier programa educativo, que intente prescindir del principio fundamental de la organización funcional de la familia, está condenado a fracasar. No es posible hablar de triunfos educativos al margen de la familia. En el seno de la familia y solamente allí se dan los valores básicos que pueden facilitar el proceso de formación. Es conveniente recordar que  “para adquirir conocimientos se tiene toda la vida, pero para la formación hay determinadas etapas, perfectamente diferenciadas, que no esperan ni se repiten”. 

Solamente el sistema escolarizado propicia y fomenta el gradual desarrollo y desenvolvimiento del educando, poniendo especial interés en la continuación del cultivo de valores que le ayudarán a triunfar. De acuerdo con la forma conductual, en la adquisición de conocimientos y relación interpersonal, se comportará, más tarde, en el cumplimiento de deberes y ejercicio de derechos. Realmente tendrá éxito el trabajo escolar solamente si hay profunda cimentación en lo que a valores familiares se refiere. Una buena escuela no hace milagros, ni inventa, ni comercia con la excelencia real o virtual. Los valores básicos que solamente se dan en la familia y constituyen el punto de partida para la educación escolar, respetando cualquier otro criterio, son:

  • Puntualidad
  • Trabajo, disciplina y perseverancia
  • Respeto
  • Responsabilidad
  • Limpieza
  • Orden
  • Comunicación adecuada, etc. 

En la familia nace el sentido y la importancia de la puntualidad que  permite conocer el cuidado y diligencia para hacer las cosas a su debido tiempo y en el lugar indicado. La puntualidad es la consecuencia de la calidad personal y proporciona:

  1. Calidad de exactitud,
  2. Precisión,
  3. Cumplimiento,
  4. Prontitud,
  5. Metodicidad, etc. 

“La puntualidad ubica, por derecho, en los primeros lugares”. 

Al cultivar el respeto en las relaciones familiares éste se hace extensivo a la sociedad, permitiendo la justa apreciación de las bondades de una persona, con la ubicación adecuada al tiempo, lugar y circunstancias. Del cultivo del respeto se deriva una serie consecuencial de actitudes que enriquecen la personalidad como: 

  1. El principio de sujeción y respeto a la

autoridad.

  1. La fidelidad.
  2. La admiración.
  3. La lealtad.
  4. La obediencia racional
  5. La tolerancia
  6. La cortesía y la atención 

“Si se aprende a respetar se aprende a ser respetado”. 

Cuando se inculca en familia la predisposición a responder por lo que se piensa, se dice y se hace, se está cultivando el valor de la responsabilidad que es la garantía del cumplimiento de las obligaciones de estado y  se está preparando para el ejercicio de los derechos. “El compromiso y la competencia responsable avalan la calidad en el servicio”.

Los hábitos de trabajo se cultivan desde cuando el niño comienza a jugar. “El juego para el niño es lo que el trabajo para el adulto”. Si se considera el trabajo como servicio, se destierra la idea de que el trabajo es un mal necesario y se inculca la predisposición al uso del esfuerzo y creatividad para satisfacer, de la mejor manera, las necesidades propias y del medio. Partiendo del gusto por lo que se hace, el trabajo pasa a un plano de dignidad y ahoga al sentido de esclavitud y, poniendo en juego la acción creativa, el trabajo pasa a ser divertido y satisfactorio. 

“De la dosificación y el control adecuado de los juegos infantiles, se derivan los hábitos  de trabajo del adulto”. 

El cultivo de valores está  directamente relacionado con el desarrollo de la función cerebral. Se ha dicho que una persona normal usa del 0.1% al 10% de su capacidad mental y esto se debe al descuido o maltrato cerebral por falta de entrenamiento desde la infancia; pero sí es posible reparar las pérdidas y desarrollar más, en todo tiempo, mediante una adecuada motivación y estímulos especiales. Cuando se somete al cerebro a desafíos, se mantiene en condiciones óptimas y en continuo desarrollo, favoreciendo a todo el organismo. “Las dificultades son esmeriles que pulen el alma”. 

El niño es como una esponja, absorbe todo lo que digan y hagan en su presencia. Si, desde temprana edad, se ayuda a la configuración de sus formas mentales, se estará dando trámite y procesando aquello de “pensar bien para vivir mejor”. El bombardeo de los medios de comunicación, sobre todo el televisivo, invade el campo de formación e información infantil y conviene ajustar filas para enfrentar a esta competencia desleal con acciones concretas; porque la televisión realmente no crea adicción sino que comunica las adicciones de la sociedad. 

El valor de la limpieza comienza con la higiene mental, necesariamente en la familia,  se confirma el respeto a la dignidad personal, reconociendo las limitaciones propias y ajenas, comprendiendo el valor de la autorrealización y alimentando la autoestima. La práctica de la limpieza, curiosamente, da como resultado los siguientes valores necesarios para la superación personal:

  1. La precisión,
  2. La destreza,
  3. La agilidad,
  4. La exactitud,
  5. La meticulosidad. 

“La gente mentalmente equilibrada cuida su higiene y la limpieza de su entorno” 

El orden y la disciplina están hermanados y permiten la realización en tiempo y forma de las actividades relacionadas con su estado. Solamente si hay orden y disciplina en la familia se puede trasmitir el conocimiento y práctica de aprendizajes útiles para la vida, desde la infancia; después es muy difícil ingresar a la cultura del orden. La disciplina exige que se haga, de la mejor manera, lo que se tiene que hacer en el lugar indicado y en momento determinado. Responde a las preguntas de: ¿qué?... ¿dónde?... ¿cómo? y ¿cuándo?... El sistema escolarizado permite ejercitar estos valores al aceptar, como una acción reglamentaria y formativa, los horarios de clase, los calendarios de exámenes, las disposiciones superiores, etc. 

La creación de reglas familiares y las consecuentes sanciones por su transgresión es parte del ingreso al mágico mundo de la disciplina. Funciona de una manera increíble el establecimiento del “lema de la familia”, en cuya formulación deben participar los padres y los hijos para que haya una corresponsabilidad en la observancia de los acuerdos. Las sanciones serán razonables y directamente proporcionales a la infracción. Los responsables deben sujetarse a una información previa, clara y precisa. La falta de conocimiento de una reglamentación siempre será un atenuante. 

“Si hay orden y disciplina en la familia, en la escuela, se facilitará la consecución de los fines educativos”. 

La comunicación, frecuente y adecuada, impide malos entendidos y extiende los  puentes sobre las brechas generacionales. La comunicación familiar debe ser profunda, trascendental, sin máscaras ni escudos. En algunos casos, por la intransigencia paterna, se producen rebeldía y groserías; cuando en vez del diálogo se emplea la fuerza, los insultos y la humillación que debilitan y destruyen la autoestima. En Sentencias de sabiduría se lee: “La comunicación profunda se da solamente entre personas que se quieren y, al suceder, se abre el cofre del tesoro en el que se guardan las dudas, temores, anhelos, dolores, tristezas, gustos, quereres, etc.”. .

En familia también se puede aprender y mejorar la comunicación y al mismo tiempo educarla haciendo uso de todas las formas incluyendo la comunicación no verbal espontánea. Por ejemplo, el aprender a sonreír y conservar la sonrisa en la comunicación, desde la niñez, relaja y libera, a la vez que aumenta el flujo circulatorio y la oxigenación del cerebro, tan necesaria para el mejor funcionamiento de todas las facultades mentales.

LO TENEMOS

29 Noviembre 2022, 12:00 am

Dentro de nosotros hay coraje. Dentro hay determinación. Dentro hay foco, disciplina, y fortaleza. Dentro están las cualidades y capacidades que pueden darnos cualquier cosa que deseemos, llevarnos a cualquier lugar, y hacernos lo que queramos ser.

Estas fortalezas y capacidades están dentro, esperando ser convocadas. Están listas para ser usadas. Están disponibles al instante. Todo lo que debemos hacer es decidirnos a usarlas. Y eso sucederá cuando encontremos una razón suficientemente clara y fuerte. Quizás ya hemos vislumbrado esa razón. Quizás ya estemos en camino. La fuerza que necesitamos es nuestra. El coraje, la disciplina, la determinación ya son una parte de nosotros. Cuando realmente estemos listos, ellos estarán allí.

Nosotros somos más. No somos el automóvil. No somos el empleo. No somos la cuenta bancaria. Estas cosas son útiles y nos ayudan a abrirnos camino en el mundo; pero no nos definen. No somos nuestros problemas, ni nuestros fracasos. No somos nuestras desilusiones. Estas cosas nos desafían y, al fin de cuentas, pueden ayudarnos a crecer; pero no tienen por qué limitarnos.

Somos los niños que danzábamos al sol, los jóvenes que soñábamos con cambiar el mundo. Somos los que admiramos toda la belleza que nos rodea, somos un espíritu que no puede ser sujetado.

Somos lo mejor que podamos imaginar, un manojo de posibilidades anhelando ser convertidas en realidad.

EXÁMENES

29 Noviembre 2022, 12:00 am

Si aún persiste la idea de que es necesario aplicar exámenes o pruebas objetivas como medida de comprobación de conocimientos y parámetros de aprobación, el estudiante debe estar bien preparado para responder a cualquier tipo de examen o prueba. La preparación no solamente se refiere al conocimiento científico sino también a la intención del método.

Si el profesor explica con toda claridad y verdad que los aprendizajes no tienen como finalidad prepararse para un examen, se puede disminuir la tensión o preocupación desmedida, que enferma a algunos estudiantes, que hasta olvidan todo en el momento del examen porque llegan tensos y llenos de ansiedad. Cuando el alumno estudia solamente para el examen, pasado el examen, los conocimientos ya no tienen razón de existir y se olvida el estudiante de todo lo que le causó preocupación y angustia. De esta manera se ejercita el ciclo de: aprendizaje memorización-repetición-olvido. Esto quiere decir que se espera únicamente pasar el examen con el vaciado en el papel de la  información memorizada y como, después, el objetivo del aprendizaje, el examen, ya quedó atrás, rápidamente se olvida. A esto se suma la actitud terrorista de algunos malos profesores que hacen del tiempo de exámenes un tiempo de martirio e incomprensión, sin contar con la deficiente administración de justicia. 

Para evitar lo visto se recomienda tomar en cuenta las siguientes observaciones: 

a).- Los exámenes se basarán más en la comprensión que en cualquier otro aspecto. 

b).- Toda prueba objetiva contendrá diferentes formas de presentación de reactivos: opción única, opción múltiple, complementación, relación, comparación, esquematización, problema, mapas conceptuales, etc.

c).- Al elaborar una prueba, considera el tiempo de aplicación y de revisión. 

d).- Prepara al estudiante para que, al llegar a tiempo, esté listo y relajado.

e).- Es conveniente suprimir el terror haciendo pruebas cortas y frecuentes, antes de la prueba significativa final de tema o de capítulo

f).- Da instrucciones precisas, claras y concisas y no confusas, difusas y profusas.

g).- Orienta para que el estudiante administre bien el tiempo de examen sabiendo que no demuestra más conocimiento el que sale primero.

h).- Es muy conveniente que el estudiante perciba un ambiente de confianza como para preguntar al profesor en caso de dudas.

i).- Ten cuidado de no dar la impresión de que eres fiscalizador o juez inflexible sino facilitador de aprendizajes.

j).- Orienta previamente para que el estudiante no se detenga demasiado en una sola pregunta.

k).- El estudiante debe saber que una prueba objetiva pide detalles precisos como nombres, fechas y fórmulas; que una prueba tipo ensayo maneja conceptos, principios y teorías generales; que una prueba de solución de problemas es la aplicación práctica de principios, reglas, fórmulas y teoremas.

Nota: El resultado de los exámenes también califica al profesor.


CIMIENTOS DE LA EDUCACIÓN

29 Noviembre 2022, 12:00 am

Para cumplir con lo encomendado, los profesores mantienen un trabajo constante de actualización y se preocupan por la relación, aún muy pobre, con padres de familia y con la comunidad.

Según diagnósticos confiables, falta mucho por hacer en el seno familiar y más si se considera de vital importancia el descubrimiento y cultivo de valores que solamente se generan en familia y actúan durante toda la vida. 

La familia contemporánea afectada por una serie de interventores negativos, entre ellos la situación económica, pasa por una fuerte crisis que repercute, necesariamente, en daño de los hijos. Si ya no se puede vivir con el ritmo de otros tiempos, es urgente pensar en un cambio significativo de estilo de vida de acuerdo con las exigencias actuales y así propiciar el ambiente adecuado para la educación.

El encontrar culpables del rezago educativo no soluciona el problema; pero proporciona señales orientadoras  y se comienza a pensar seriamente que los elementos protagónicos de la educación son, sin lugar a duda, padres de familia, profesores y alumnos. Si los padres de familia no cumplen con sus obligaciones de estado, envían a la escuela un personal deformado y esperan el milagro que debe hacer el “buen profesor” de la escuela “excelente”. Conviene recordar que reconstruir es más difícil que construir. 

Hay padres de familia que pregonan, lamentablemente, que dan todo a sus hijos, que sus hijos son la única razón de su existencia, lo más importante en la vida, que trabajan doble turno, que sacrifican todo para que a sus hijos nada les falte, etc. y se rebelan cuando se les dice que los hijos no son lo más importante de la familia, que lo más importante es la buena relación de pareja. 

Los resultados de la  relación familiar son proporcionales a la calidad de la relación de pareja. El árbol bueno produce buenos frutos; si es buena la relación de pareja todo se realizará en un ambiente de bondad. El mismo sistema de conformación social da la pauta de reflexión: se comienza con amor y en pareja y de allí parte todo, sin alterar el orden de los factores. 

Si la relación de pareja es gratuita, libre, espontánea e incondicional, que responda mutuamente al “te amo y acepto tal como eres y, hagas lo que hagas, siempre te amaré”, se genera y mantiene el ambiente adecuado para el cultivo de valores como la autoestima, que es la condición básica para el arranque e ingreso al camino del éxito. Lo que se ve en el hogar se repite porque el ejemplo es una orden silenciosa. 

Con la autoestima se engendra en cada hijo la seguridad como para que, en las buenas y en las malas, al mirarse en el espejo pueda decir: “te quiero así como eres y precisamente porque eres así”. La capacidad de autoestima nace con el niño y de los padres depende su desarrollo. Para que se dé la autoestima se necesita que los padres de familia manifiesten el amor a sus hijos con caricias verbales y corporales, con estímulos y elogios, con respeto, con seguridad y apoyo, con actitud orientadora y disciplinada. Hay que dar a cada hijo “libertad responsable y proporcional a su edad, a las características de su personalidad y a las armas que tenga para salir adelante con fe y confianza en sí mismo, para que pueda hacerle frente a cualquier situación”. Cada niño necesita un trato muy especial, muy suyo; la generalización de medidas puede diluir la intención formativa; lo que funciona con un hijo  no siempre funciona con otro. 

Los padres de familia deben saber que su relación se debe dar, de manera equilibrada, en cuatro niveles básicos:

  1. Nivel físico,
  2. nivel mental,
  3. nivel espiritual y
  4. nivel emocional
  5. a) En el primer nivel se da el contacto físico que es muy necesario; se dice que el niño que no recibe contacto físico, abrazos, besos, tiernas caricias de su madre, después, pasará buscando, el contacto físico que le faltó, en brazos de cualquier mujer que representará a su madre, hasta llegar al matrimonio y fracasar, al exigir a su pareja trato maternal y comprobar que su esposa no es su madre. Lo mismo le sucederá a la niña que no recibió contacto físico de papá, buscará en los hombres y caerá en trampas sin salida y hasta se casará, buscando a su papá; pero lo único que quería era contacto físico paternal, no relación sexual.
  6. b) En el nivel mental debe haber un respeto mutuo de la forma de pensar de la pareja, sin oposición de puntos de vista y la relación se enriquece con los talentos mentales de cada cónyuge.
  7. c) En el nivel espiritual la pareja mantiene una relación mística ideal conservando el recuerdo de su primera y sagrada unión y se apoyan en este camino, alentándose uno al otro.
  8. d) En este nivel no se puede ir a pasitos, no se puede decir, en cámara lenta, yo te amo, se pone en juego la emoción y creatividad, para cumplir con la vocación del hombre: “nacido para gozar y experimentar la vida, las personas y las cosas con amor, entendimiento y acción creativa”.
DMC Firewall is developed by Dean Marshall Consultancy Ltd