Lic. Carlos del Salto del Salto

Lic. Carlos del Salto del Salto

Director general del Centro de Estudios John F. Kennedy

Website URL: http://www.jfk.mx

SER MAESTRO

18 Febrero 2017, 12:00 am

Hemos conocido, a través de la historia, una serie de actos heroicos que han dado giros importantes al rumbo de nuestra patria, mismos que hacen de México un país libre y soberano.

Pedagogía Tóxica

14 Febrero 2017, 12:00 am

Dos docentes de universidades públicas crean una nueva metodología para activar el deseo de aprender 

Hemos pasado cientos de años educándonos, aprendiendo nuevas cosas para lograr una mejor convivencia como humanidad y hacer de la vida algo mucho más cómodo para todos.

EXÁMENES

17 Enero 2017, 12:00 am

¿Pueden algún día desaparecer los exámenes?


Los exámenes son la pesadilla de muchos estudiantes. Representan una única oportunidad de volcar en el papel meses o años de aprendizaje y pueden crear o destruir las perspectivas de una futura carrera.
El problema reside en que tomar un examen en un momento designado por el calendario nunca fue la manera ideal de determinar el nivel de conocimiento. Tal vez ocurran el día ideal para algunos estudiantes, pero no para otros.
Sin embargo, esto podría no ser así. A medida que la enseñanza se vuelve online ya no tenemos la necesidad de esperar al final de un curso para hacer evaluaciones.


En cambio, hay programas de computadora que pueden evaluar el entendimiento analizando cada clic y tecla presionados por el estudiante durante el proceso de aprendizaje. Entonces, ¿lograremos finalmente deshacernos del temido examen final?
Una mejor opción sería un sistema que les permitiera a los estudiantes avanzar a su propio ritmo mientras asimilan el material, dice Julia Freeland, investigadora de Educación del Clayton Christensen Institute for Disruptive Innovation de San Mateo, en California, EE.UU.


Este sistema se llama "aprendizaje basado en competencias" y requiere un programa educativo hecho a la medida de cada estudiante.
Claramente, puede ser un desafío para los docentes en un aula llena. Sin embargo, si el material se ofrece en internet y el aporte del estudiante se analiza automáticamente por computadora, los estudiantes pueden ser evaluados individualmente, hasta el punto de que el programa pueda identificar cuándo cada alumno da su máximo potencial en un examen.


Freeland sostiene que el software de aprendizaje basado en competencias se está usando en escuelas secundarias y universidades en todo Estados Unidos. La escuela secundaria Virtual Learning Academy Charter School del estado de Nuevo Hampshire es un ejemplo. La Western Governors University, una universidad online con sede en Salt Lake City, Utah, comenzó a usar el software de aprendizaje basado en competencias en 2012. La Arizona State University hizo lo mismo en 2011.


La idea del software es relativamente sencilla: recoge información sobre la actividad del alumno en un sitio web -con las páginas que visitó y, por ejemplo, si leyó un texto o vio un video– y la combina con datos sobre el desempeño del estudiante en pruebas informales y cuestionarios para establecer en tiempo real su comprensión de un tema.


Cuando su entendimiento alcanza un nivel predeterminado, se le presentan conceptos nuevos o se le da la oportunidad de rendir un examen formal.

Desde que esta estrategia de aprendizaje basada en competencias se aplicó en ciertas clases de la Arizona State University, el número de aprobados creció. Philip Regier, el decano del área online de la universidad, dice que tienen planes de hacer "carreras íntegramente adaptativas".


Algunas empresas llevan a esta tecnología aún más lejos y usan software de inteligencia artificial que modifica todo el tiempo la forma en la que el individuo recibe información nueva. En sólo unas semanas, aseguran sus creadores, estos algoritmos pueden incluso identificar a qué hora del día un estudiante está más receptivo a las clases sobre cierta materia.


David Liu, jefe de operaciones de Knewton, una compañía de aprendizaje adaptativo con sede en Nueva York, señala que recién en los últimos años la tecnología ha hecho posible este tipo de educación. Knewton fue fundada hace seis años y el almacenamiento de datos online avanzó tanto que Liu sostiene que la compañía conoce mejor que nadie el gran progreso de sus estudiantes.


Otras compañías hacen afirmaciones similares. Entre los sitios web educacionales más famosos está el de la Khan Academy, un sitio sin fines de lucro con sede en Mountain View, California. "Podemos decirle al usuario durante todo el proceso y con gran exactitud: este es tu desempeño ahora mismo", afirma Jace Kohlmeier, el líder del equipo analítico de la Khan Academy.


Sin embargo, los estudiantes evaluados por Knewton y Khan Academy aún no se han librado de las salas de exámenes. Para que eso suceda deberían cambiar ciertos hábitos muy arraigados en el sistema educativo.
En esencia, según Julia Freeland, en países como Estados Unidos los exámenes todavía son necesarios en las escuelas secundarias para evaluar el desempeño. Además, los exámenes de certificación profesional para alumnos en edad secundaria o universitaria siguen siendo una herramienta importante para que los empleadores evalúen a sus candidatos.

Mientras tanto, los algoritmos que usan las compañías como Knewton para evaluar a los estudiantes están en constante mejora y, tal vez, algún día su precisión sea imposible de ignorar.
"Cuando tengamos suficientes estudiantes y datos en nuestro sistema podremos decir qué tan bien le va a un estudiante en una determinada materia con sólo unos percentiles de error", afirma Liu.


También vale mencionar que el software de aprendizaje que se está usando en algunas escuelas y universidades está empezando a usarse en el mundo de los negocios. "Por ejemplo, Cisco (fabricante de productos de redes informáticas) cuenta con un programa online de capacitación y certificación llamado NetAcad para identificar a candidatos talentosos", cuenta Freeland. Liu dice que Knewton trabaja con varias compañías – e incluso oficinas gubernamentales – implementando su software educativo más allá del aula de clases.


Este tipo de emprendimientos hacen pensar que el mundo de los negocios podría llegar a apreciar el potencial del software de aprendizaje basado en competencias para identificar el talento. Eso podría retroalimentarse al sistema educativo y desplazar a los exámenes tradicionales. "Después de todo", dice Freeland, "los empleadores están más que interesados en opinar cómo se debe calificar a los estudiantes".

Rendición de cuentas

11 Enero 2017, 12:00 am

Es tiempo de rendir cuentas del trabajo escolar y me preocupa el registro de evaluaciones que, al parecer, no dan un panorama real de la situación de estudio y aprendizaje. Y por esta preocupación escribo y les envío a los profesores la siguiente circular.

Si la tendencia institucional es caminar por la senda del autodidactismo urge conocer las estrategias que nos permitan hacer de nuestro trabajo una siembra de inquietudes motivadoras partiendo de la Autoestima como impulsora de la Autoevaluación Responsable y Honesta.

Cualquier actividad no planificada corre el riesgo de caer en la improvisación. Si estamos en un colegio dejamos de ser Ingenieros, Arquitectos, Médicos, Biólogos, Diseñadores, etc. etc. y nos convertimos en PROFESORES, nuestra profesión universitaria es un soporte valioso de conocimientos; pero, en nuestro trabajo, es urgente conocer y, si es posible, dominar temas didácticos y psicopedagógicos y aplicarlos con lujo de seguridad en respuesta al OBJETIVO propuesto en cada materia y a las metas prediseñadas a corto, mediano y largo plazo. Recordemos que el objetivo es el final y las metas son los pasos que damos para llegar a ese final.

Desde hace mucho tiempo venimos pidiendo que se privilegie la autoevaluación para que el estudiante refuerce su interés por aprender y aplicar los conocimientos útiles para la vida y así se dé paso a la graficación o cualificación (no calificación) como una evidencia del trabajo mutuo de docentes y estudiantes, frente a la materia de conocimiento y aprendizaje. Es un factor ineludible la responsable evaluación que debe coincidir con la autoevaluación y verse reflejado en el registro, que, a su vez, nos dará una visión del trabajo conjunto de docente y alumno. (La evaluación debe ser motivadora y no sancionadora).

Pedimos que se dé el justo valor a la concentración de las evaluaciones con alto sentido de aplicación de principios de administración de recursos que nada tienen que ver con un simple cambio de nombres. Para que este trabajo responda a la intención del Colegio, rogamos, de la manera más atenta, que se lea muy bien el manual o instructivo del llenado de formatos que no son un capricho administrativo sino la rendición de cuentas como resultado eficaz y eficiente de nuestro trabajo escolar. (Mandato estratégico: Planeación, implementación, seguimiento, evaluación y rendición de cuentas). Si el ejemplo es una orden silenciosa, leamos con atención los manuales y enseñemos a nuestros estudiantes a leer y aplicar las indicaciones de los diferentes instructivos. Estamos completamente seguros que si se lee el manual, con fines de aprendizaje circunstancial y se aplica, los diferentes formatos cumplirán con el objetivo propuesto en su diseño que es parte del informe de nuestra labor docente. (Rendición de cuentas).

Como otros aspectos de la vida moderna, la educación puede ser el dolor de cabeza.

JUGO DE LIMÓN

16 Noviembre 2016, 12:00 am

Los limones son una de las frutas más populares en todo el mundo,y si lo pensamos bien, seguro que nos daremos cuenta que la usamos más veces de las que imaginamos. Pero, en realidad…

MAS VALE PREVENIR QUE REMEDIAR

14 Noviembre 2016, 12:00 am

* Come la fruta con el estómago vacío *

Los pacientes con cáncer no deberían morir ..

Esto te abrirá los ojos! Léelo hasta el final y luego envíalo a todos en tu lista de contactos.

APRENDER A APRENDER

1 Noviembre 2016, 12:00 am

Uno de los lugares comunes más fatigados en la pedagogía moderna es el de “aprender a aprender”.

SENTIMIENTOS

1 Noviembre 2016, 12:00 am

Acabo de leer que cada año, sólo en Francia, se fugan de sus casas cien mil adolescentes, y cincuenta mil intentan suicidarse. Los estragos de las drogas -blandas, duras, naturales o de diseño- son conocidos y lamentados por todos. Parece como si las conductas adictivas fueran casi el único refugio a la desolación de muchos jóvenes. La gente mueve la cabeza horrorizada y piensa que casi nada se puede hacer, que son los signos de los tiempos, un destino inexorable y ciego.
Sin embargo, se pueden hacer muchas cosas. Y una de ellas, muy importante, es educar mejor los sentimientos. El sentimiento no tiene por qué ser un sentimentalismo vaporoso, blandengue y azucarado. El sentimiento es una poderosa realidad humana, que es preciso educar, pues no en vano los sentimientos son los que con más fuerza habitualmente nos impulsan a actuar.

Los sentimientos nos acompañan siempre, atemperándonos o destemplándonos. Aparecen siempre en el origen de nuestro actuar, en forma de deseos, ilusiones, esperanzas o temores. Nos acompañan luego durante nuestros actos, produciendo placer, disgusto, diversión o aburrimiento. Y surgen también cuando los hemos concluido, haciendo que nos invadan sentimientos de tristeza, satisfacción, ánimo, remordimiento o angustia.

Sin embargo, este asunto, de vital importancia en educación, en muchos casos abandonado a su suerte. La confusa impresión de que los sentimientos son una realidad innata, inexorable, oscura, misteriosa, irracional y ajena a nuestro control, ha provocado un considerable desinterés por su educación. Pero la realidad es que los sentimientos son influenciables, moldeables, y si la familia y la escuela no empeñan en ello, será el entorno social quien se encargue de hacerlo.

Todos contamos con la posibilidad de conducir en bastante grado los sentimientos propios o los ajenos. Con ello cuenta quien trata de enamorar a una persona, o de convencerle de algo, o de venderle cualquier cosa. Desde muy pequeños, aprendimos a controlar nuestras emociones y a también un poco las de los demás. El marketing, la publicidad, la retórica, siempre han buscado cambiar los sentimientos del oyente. Todo esto lo sabemos, y aún así seguimos pensando muchas veces que los sentimientos difícilmente pueden educarse. Y decimos que las personas son tímidas o desvergonzadas, generosas o envidiosas, depresivas o exaltadas, cariñosas o frías, optimistas o pesimistas, como si fuera algo que responde casi sólo a una inexorable naturaleza.

Es cierto que las disposiciones sentimentales tienen una componente innata, cuyo alcance resulta difícil de precisar. Pero sabemos también la importancia de la primera educación infantil, del fuerte influjo de la familia, de la escuela, de la cultura en que se vive. Las disposiciones sentimentales pueden modelarse bastante. Hay malos y buenos sentimientos, y los sentimientos favorecen unas acciones y entorpecen otras, y por tanto favorecen o entorpecen una vida digna, iluminada por una guía moral, coherente con un proyecto personal que nos engrandece. La envidia, el egoísmo, la agresividad, la crueldad, la desidia, son ciertamente carencias de virtud, pero también son carencias de una adecuada educación de los correspondientes sentimientos, y son carencias que quebrantan notablemente las posibilidades de una vida feliz.

Educar los sentimientos es algo importante, seguramente más que enseñar matemáticas o inglés. ¿Quién se ocupa de hacerlo? Es triste ver tantas vidas arruinadas por la carcoma silenciosa e implacable de la mezquindad afectiva. La pregunta es ¿a qué modelo sentimental debemos aspirar? ¿cómo encontrarlo, comprenderlo, y después educar y educarse en él? Es un asunto importante, cercano, estimulante y complejo.
proponer un programa exigente y completo de valores, apoyados y vividos desde una educación para la virtud, permitirá que los niños, adolescentes, jóvenes y adultos maduren cada día en su humanidad, vivan abiertos a los demás, y se preparen en serio a la meta en la que se decide, para siempre, el bien verdadero de cada uno de nosotros: el encuentro eterno con Dios. ¿No debería ser esa la señal inequívoca de que hemos sabido ofrecer un buen programa de formación en los valores?

Por Alfonso Aguiló Pastrana

DMC Firewall is a Joomla Security extension!