Lic. Carlos del Salto del Salto

Lic. Carlos del Salto del Salto

Director general del Centro de Estudios John F. Kennedy

Website URL: http://www.jfk.mx

SOBREPROTECCIÓN FAMILIAR

6 Junio 2022, 12:00 am

Puede resultar riesgoso el afán de  protección de los padres consentidores que generan un ambiente familiar de amor contaminado con la sobreprotección, esta conducta puede ser de carácter compensatorio por posibles culpas o por haber rechazado al hijo desde el vientre o por haber cometido errores con él y entonces hay el deseo de compensar por aquello que la vida no le ha dado al niño y se le colma de atenciones innecesarias y asfixiantes o puede darse el caso que se quiera reemplazar la falta de amor conyugal y volcar atenciones sobre el hijo, provocando más desequilibrio en la pareja. También puede haber una buena intención paternal al pensar y decir: “pobrecito, que no sufra lo que yo sufrí, le voy a dar todo lo que yo hubiera querido tener”.  Así hay el riesgo de caer en el  juego de los hijos quienes, mediante sus caprichos, aprenden a manipular a su antojo a los papás.  En los casos de sobreprotección, con mucha frecuencia, hay ausencia de disciplina. Recordemos que disciplinar es dar estructuras determinadas poniendo límites que den como consecuencia la clara distinción de lo que le conviene, sin lastimar a terceros, y con claro reconocimiento de los derechos de los demás.

En algunos casos de sobreprotección, por no decir en todos, se pierde la noción de lo que es bueno y lo que es malo, hay una contradicción de vida; el niño se acostumbra a recibir todo y no ve si está haciendo bien o está haciendo mal, si es conveniente o es inconveniente. Como que actúa el niño sobreprotegido pensando que es bueno todo lo que le hace sentir bien y es malo cualquier frustración; hay muchos casos  de gente que ingresa a los psiquiátricos por falta de capacidad de tolerancia a la frustración y esto es consecuencia de una sobreprotección en la familia. Un niño sobreprotegido, cuando llega a la adolescencia o a la juventud no acepta el que las cosas no le salgan bien y es víctima de la frustración. 

La vida implica retos, dolor, tropiezos, fracasos, errores, etc. y si al niño no se le permite que se dé el lujo de cometer pequeños errores, cuando él es pequeño,  no aprende, a través del sistema de ensayo-error, que hay consecuencias. Se dan casos en los que, por ejemplo, chocó el “junior” su coche y el papá dice: “no importa, el seguro se encarga de todo”, hay coche nuevo para que no haya ninguna consecuencia y así el joven sigue con una idea totalmente torcida de la vida, “haz lo que te dé la gana y no hay consecuencias”. 

Hay padres de familia que llegan a la escuela a “tapar” a sus hijos cuando hay algún llamado de atención y se asocian  en contra del profesor al que le suponen agresor, injusto. 

Para evitar la sobreprotección los padres deben perder el miedo al “no” y recordar que también se puede decir “no” con cariño. El decir “sí” a todo es transmitir desamor; los padres tienen que aprender a formular y usar reglas claras en los juegos de la vida para que los hijos sepan las consecuencias de posibles infracciones y aprendan a aceptar sus errores y estén predispuestos a las respectivas enmiendas.

La sobreprotección tiene también, como efectos colaterales, la agresión a los propios padres, las dificultades de lenguaje, la inseguridad en sus relaciones, el miedo al rechazo, el deseo compulsivo de aprobación, etc.  El desequilibrio emocional producido por la sobreprotección da como resultado futuro la incongruencia y la corrupción profesional. 

Los padres sobreprotectores están cultivando desamor y predisposición al fracaso, están creando seres, vagos, inútiles,  desvalidos y hasta posibles delincuentes. Si el padre ama a sus hijos debe saber poner límites racionales, adecuados y pertinentes, condicionados por el tiempo y lugar. 

Es importante que los niños aprendan a tener autoprotección y autocontrol y así, en la medida en la que sepan cómo portarse, protegen a otros y se  protegen a sí mismos. 

La sobreprotección produce inseguridad,  desvalimiento e inutilidad; la sobreprotección está fuera de cualquier procedimiento educativo; ya dijo un pensador: “a tus hijos edúcalos o padécelos”; y no solamente los va a padecer la familia sino la misma sociedad; si durante los siete primeros años de vida no se dio la educación adecuada, después de los siete años de edad, ya es difícil aplicar medidas encaminadas a controlar los condicionamientos básicos, sobre todo, de la forma de sentir y actuar. 

No hay aprendizaje del cumplimiento del deber, como requisito, para disfrutar un derecho, y hasta se pueden  dar casos de abandono emocional porque algunos padres cumplen únicamente con lo económico y pierden la oportunidad de enseñar a sus hijos para que tomen todo como un desafío o reto a vencer, manejando las leyes universales, puestas a nuestro servicio, y no como  un hecho de buena suerte o de mala suerte. 

Si hay sobreprotección se quita la oportunidad de ingresar a la cultura del trabajo, que permite aprender a vivir en el camino que le lleva al encuentro de si mismo y le capacita para vencer a su propia sombra; la sombra representa sus temores y limitantes.

RESPETO

22 Mayo 2022, 12:00 am

Mostrando falta de respeto hacia alguien, ¿Qué se obtiene? Absolutamente nada. Es una absurda pérdida de tiempo y esfuerzo. Por el contrario, mostrando respeto por los demás, somos, a la vez, más respetados. Todos merecen nuestro respeto. El respeto no es algún tipo de premio que esté en nuestras manos otorgar. En cambio, es un medio para comunicarse y comprenderse.

Mostrando falta de respeto, nos entregamos a la debilidad de los demás. ¿Por qué habríamos de querer hacer algo así?

Aquellos hacia los cuales actuemos con respeto mostrarán respeto por nosotros, y esto es algo que puede abrirnos muchas puertas.

Invirtamos tiempo y dedicación en fortalecer nuestro propio respeto. Ciertamente, podemos respetar a otros sin tener necesariamente que coincidir con lo que ellos dicen o hacen. De hecho, el disenso respetuoso puede ser un poderoso catalizador hacia el crecimiento y la realización.

Pensemos con respeto, hablemos con respeto y actuemos con respeto hacia los demás. Tengamos por seguro que de esa manera seremos más respetados, y esto es algo que puede pagar dividendos de manera constante y sostenida durante largo tiempo.

Recordemos que la ley del bumerang es una ley y como tal se cumple, inexplicablemente, “todo lo que se da regresa”, incrementado al ciento por uno.

VOCACIÓN DE SERVICIO

22 Mayo 2022, 12:00 am

El trabajo docente jamás debe ser considerado como un “modus vivendi” o salida ocupacional mientras se presenta otra oportunidad laboral mejor remunerada. 

Recordemos el clásico ejemplo de vocación de servicio: “Mensaje a García”. La crónica nos relata que, al estallar la guerra entre España y Estados Unidos, era necesaria la colaboración del General Calixto García, jefe de los revolucionarios cubanos, que estaba en alguna parte de la montaña, sin ninguna posibilidad de comunicación por correo ni telégrafo. No obstante, era preciso que el presidente de Los Estados Unidos se comunicara con él. ¿Qué se podía hacer?… Alguien dice al presidente: conozco a un hombre llamado Rowan que es el único capaz de encontrar a García. Se busca a Rowan y se le confía la carta para García y nada más. Rowan tomó la carta y la guardó en una bolsa impermeable sobre su corazón. Después de cuatro días de remar contra viento y marea, llega a Cuba y al cabo de tres semanas, atravesando a pie un país hostil, cumplió su misión entregando el mensaje al General García. No es necesario relatar los detalles de su odisea. Lo que hay que resaltar es que Rowan recibió una carta sin preguntar en qué parte de la isla estaba García y se las arregló e ingenió para cumplir con su misión. Sin duda se trataba de un hombre con vocación de servicio digno de toda confianza. Un hombre con conciencia de que tenía que hacer bien lo que se le había encomendado. 

El General García y el señor Rowan ya no existen; pero hay otros muchos García y muy pocos Rowan en el mundo. 

Me pregunto: ¿Cuántos Rowan hay en este Colegio?… Hoy más que nunca deseamos tener colaboradores que puedan llevar “Mensajes a García” todos los días, sin condiciones, con la idea clara de que se trata de trabajo de seres humanos en formación y el producto es humano, comprometedoramente.

Queremos colaboradores que trabajen lo mismo cuando se les observe que cuando no. Queremos profesores que se hagan cargo de llevar los “mensajes a García” y lleven tranquilamente, sin cuestionamientos innecesarios y sin intención perversa de arrojarlos en la primera alcantarilla que encuentren a su paso sino con el deseo de conducirlos a su destino. 

Como el ejemplo es una orden silenciosa, con el trabajo consciente de usted, señor profesor, estaremos formando hombres capaces de llevar el mensaje a García; estaremos formando hombres solicitados en cualquier campo de acción; hombres responsables a los que jamás les despedirán de su trabajo; hombres que no necesitarán entrar en huelga para obtener reconocimiento de sus derechos; hombres que trabajen bien siempre y no solamente cuando la necesidad les obliga; hombres que ejerciten su iniciativa haciendo bien lo que deben hacer sin que nadie les vigile, les lleve de la mano o les obligue.    

Los países y todas las empresas luchan en busca de hombres capaces de ejercitar su vocación de servicio real y efectivo. El mundo está esperando siempre ansioso el advenimiento de hombres capaces de llevar el mensaje a García. 

Si decimos que el ejemplo arrastra y nos comprometemos a cumplir, señor profesor, piense en estrategias adecuadas, ingeniosas y perseverantes: 

a) Llegue a tiempo, esto le permitirá actuar con menos tensión.

b) Mantenga buenas relaciones con sus alumnos; sea efectivo, más que eficiente.

c) Vea su trabajo como una oportunidad de heredar al mundo excelentes ciudadanos.

d) No se preocupe ¡Ocúpese de los resultados de su trabajo!  Es un ejemplo muy valioso paran que los estudiantes aprendan a pensar bien 

EN BUSCA DE LA ARMONÍA

22 Mayo 2022, 12:00 am

El destierro de la práctica de principios morales en los programas educativos de los sesentas; años en los que se enseñaba a obedecer al sistema antes que a la conciencia, nos da problemas muy serios en la educación contemporánea. Hay respetables adultos, saturados de informa- ción profesional especializada y con una tenue educación en valores, padres que no saben qué hacer con alguno de sus hijos desorientados y carentes de ideales, a esto se suma la invasión de programas televisivos extranjeros diseñados en otras y para otras culturas.

Para cubrir estas y más deficiencias de formación familiar hay literatura abundante que satisface todas las inquietudes y necesidades. Pero se facilita más si se parte del convencimiento de que Dios nos hizo perfectos, a nuestro cuerpo podemos considerarlo como una máquina perfecta; cada sistema del cuerpo humano funciona con una perfección admirable. Nadie se ha podido explicar el porqué siendo tan perfectos (Gen. I,26) nos empeñamos en ser imperfectos. Las diferencias raciales, estatura, color, volumen, etc. son características diferenciales necesarias para la identificación personal, así como todo lo que hay en la naturaleza según la especie; plantas y animales con diferentes características que permiten su clasificación (Gen. I, 11-12). 

Frente a la competencia deformadora de algunos medios de comunicación, es conveniente tomar conciencia del tiempo en el que vivimos y adoptar estrategias supletorias para salir avantes. En cuanto a la T.V., medio de incomunicación familiar, en recomendaciones para el hogar leemos que “siempre que sea posible, los padres vean la televisión con sus hijos explicándoles lo que no entiendan y  haciendo comentarios sobre lo que están viendo”. Si es posible estar presente nos aconsejan que se hagan preguntas sobre el programa o los programas vistos. De esta manera los niños aprenden a analizar lo que ven y organizar mentalmente una serie de acontecimientos que refuerzan la base de datos culturales y convierten a la televisión en instrumento educativo; siempre que se tenga la valentía necesaria para seleccionar, de una manera indirecta y sutil, lo que pueden ver los niños. 

El impedir que los niños vean televisión no es posible, el aparatito ya forma parte de la cultura de los pueblos y lo que nos toca es aprender a utilizar este avance tecnológico como auxiliar informativo-didáctico, dosificando estratégicamente los tiempos, de conformidad con la programación seleccionada. El horario de uso de la T:V: nos permitirá también disciplinar a los niños en el buen empleo del tiempo, espacio que se podrá aprovechar para tener un cariñoso contacto físico de calidad con ellos. 

Es admirable el comportamiento responsable de muchos padres de familia que, estableciendo prioridades, se ocupan de administrar su tiempo en bien de la formación de sus hijos, controlando la forma en la que reciben, aprenden, y trasmiten información. Ya no se conforman con que el hijo acepte conocimientos sino que trabajan para que participe en la construcción del conocimiento. Es notorio el interés en el desarrollo de la independencia del niño para que piense y tome decisiones propias de su edad. 

Tomando en cuenta que la independencia se aprende a ejercer con adecuado entrenamiento bajo el criterio de evitar ayudarle a hacer al niño o joven todo aquello que puede hacer por si mismo. La ayuda consiste en “enseñar a hacer lo que necesita saber hacer”. 

Los padres de familia responsables se empeñan en que los niños vean y sepan el valor del dinero y su adquisición, que valoren el ahorro, que experimenten, por sistema, algunas carencias. Exigen que hagan bien su trabajo utilizando el mayor esfuerzo, aprovechan toda oportunidad para que los niños aprendan a razonar, a pensar y tomar sus propias decisiones. Hay padres de familia que encausan el ejercicio de la independencia con un sutil control, evitando aires de superioridad autoritaria,  “una sugerencia vale más que una orden”

Los padres responsables cooperan  para que los niños distribuyan su tiempo y aprendan a utilizar los recursos y dones con alto sentido de creatividad. 

La comunicación con los hijos no quiere decir sacrificio de principios ni sometimiento a la forma de pensar de  los niños y jóvenes. Si hay diferencias conceptuales es conveniente no alarmarse, sino, con toda serenidad,  buscar la causa que provoca la discrepancia. Una vez localizado el origen hay que diluirlo con mucho amor, ya que solamente así se puede actuar de manera ecuánime sin crear ganadores ni perdedores. Mientras los adultos mantengamos una disposición abierta a la manifestación de las ideas de los jóvenes no se marcará como infranqueable la barrera generacional. 

Lo más importante de la independencia por la que lucha el adolescente es el derecho a pensar por si mismo. No es conveniente la oposición frontal de las ideas del joven; a veces “el adolescente pone distancias para defender su independencia y no para defender su forma de pensar”. Recordemos que los adultos tenemos convicciones en tanto que los adolescentes tienen opiniones. Si respetamos su forma de pensar, le permitimos vivir su independencia y razonar cuerdamente, porque se siente comprometido con su propio valor. Esto no impide el entrar en análisis de altura para esclarecer sus ideas y normar criterios de apreciación mutua. 

El adolescente exige razonamiento en todo, aunque él no lo haga, y es difícil influir sobre todo en ideas referentes a temas polémicos sobre valores, política, religión o sexo. Es saludable escucharle y cuando ya se haya agotado el tema, presentar, razonablemente, las ideas que refuercen el punto de vista del adulto. 

Padres de familia y profesores, en colaboración total, debemos conocer los intereses y metas del adolescente y tratar de influir, indirectamente, a base de ejemplos, para que se ubiquen dentro de los límites alcanzables. La motivación adecuada encaminará al adolescente a aspirar siempre a lo mejor. Es tiempo de siembra, tiempo de sugerir, apoyar y animar para que el adolescente busque y encuentre su propia identidad dentro de una libertad razonable y lejos de la indolencia y vagabundeo  característicos de esta edad. 

La independencia que persigue todo adolescente debe administrarse de tal manera que le conduzca a la conquista de la responsabilidad y respeto a la autoridad, con una comunicación adecuada y oportuna. 

La comunicación adecuada se facilita en una familia unida en aspiraciones y logros, bajo la idea de una misión educadora de acuerdo con el proyecto educativo de su escuela.  Sin comunicación no hay formación en la responsabilidad para que pueda el joven ejercer su libertad en las actividades propias de su edad y sexo. 

La formación apoyada por el sistema de premios y sanciones se acerca más al estilo de vida real. Si actuamos bien, recibimos nuestro premio en comodidad, tranquilidad, progreso, etc.; si actuamos mal, experimentaremos deterioro en nuestras actividades de estado. De suerte que le va bien al que, desde niño se ejercita en el disfrute y satisfacción del deber cumplido y, así mismo, no sufre las consecuencias de omisiones intencionales; y de esta manera las etapas siguientes no presentarán mayores problemas en la evolución del cultivo de la responsabilidad. 

Las sanciones por transgresiones intencionadas deben ser racionales y preestablecidas preferentemente en acuerdos familiares. Si es posible, hay que usar el razonamiento en lugar de los castigos. Los castigos fuertes, sobre todo corporales, crean resentimientos que engendran rebeldía y por consecuencia surten efectos contrarios a los esperados.

Las crisis de formación no dependen de la edad sino de la forma que se impartió  la educación en etapas anteriores. No es acertado decir que un adolescente conflictivo está pasando por una edad difícil, será más propio afirmar que no tuvo una educación adecuada. La familia que cuenta con una disciplina racional y un alto sentido de responsabilidad en el trabajo de formación de sus hijos, no tendrá problemas y las diferentes etapas pasarán de forma casi imperceptible.

Las normas de vida familiar deben ser lo suficientemente claras para que no se presten a interpretaciones equivocadas. El ejemplo de calidad de vida de los padres ilustra claramente lo que se persigue en la familia. 

La familia, la escuela, las universidades  y las empresas deben vincularse para conocer y difundir las necesidades del mundo actual y proponer, en tiempo y forma, los diferentes  requerimientos de adecuados satisfactores. Es bueno recordar que somos muchos los involucrados  en el proceso de aprendizajes significativos para la vida. 

La calidad del hombre depende, en gran parte, del estilo de vida de la familia y de la vinculación de esta con la escuela para facilitar la transmisión y educación de los valores; pero, qué es un valor?... Valor es todo aquello que se considera como trascendente en la vida; algunos están viviendo una especie de sociedad de muerte, parece como si nos invitaran a enamorarnos de la muerte, de todo lo que es violencia. Muchos creen que el único valor es el dinero y es cuando menos les satisface y alcanza. 

Para transmitir valores hay que enamorarse de la vida, tener un sentido de la vida; un poeta escribió: “escuché una voz que me decía, vive, vive, vive intensamente, era la voz de la muerte”... Lo que falta es tener una clara visión de la vida y entender que se puede hacer del día que amanece, el mejor día de la vida y así se estará pensando positivamente. 

Los grandes hombres que han trabajado realmente en bien de la humanidad, se ve que tuvieron un sentido de la vida, un ideal, algo por qué luchar  profundamente. No es posible hablar a los hijos de disciplina sin estar enamorados de un ideal que se tiene que mantener vivo; si no hay una convicción,  ¿cómo se puede invitar a la lucha por la disciplina,  por la responsabilidad, por el estudio, por la entrega a los demás, etc.?.  Si solamente se busca el dinero, el poder, el prestigio, el reconocimiento, la apariencia,  la aprobación; se puede caer en los antivalores y en toda la corrupción porque lo que interesa, de esta manera, son los medios y no los fines. 

Si no se encuentra la forma de decir a los hijos  con palabras, el ejemplo honesto y responsable dirá todo. San Agustín dijo: “ama y después haz lo que quieras”  y el amor debe empezar con uno mismo  y el que se ama a sí mismo no se destruye, no toma drogas, no se alcoholiza, no se esclaviza a ningún vicio; el que se ama a sí mismo es responsable con su propia vida y con la vida de los demás. 

El ejemplo es una orden silenciosa y evita la manipulación mediante consejos, que es lo que generalmente hacen los padres. Una cosa es educar y otra es manipular. Se educa cuando se orienta al hijo para que dé lo máximo de acuerdo con sus potencialidades. 

Hay una jerarquía de valores: vitales, intelectuales, estéticos,  morales, espirituales y hay que enseñar a los niños que todos estos valores tienen un lugar en la vida. Lo malo sería quedarse, por ejemplo, solamente en los valores vitales como la salud, la gracia, la armonía exterior. El niño debe saber que sobre estos valores hay otros y que se deben cultivar sin lastimar a terceros. Debe saber que no es conveniente dañar a otra persona  con el propósito de estar bien.

 

Con frecuencia vemos que algunos gobernantes y empresarios de todo el mundo están involucrados en situaciones calificadas como actitudes corruptas. Estos problemas sociales y políticos están vinculados con los valores tradicionales, heredados como cultura de los pueblos. Cuando se trata de imponer una forma de organización política contraria a la forma natural de la organización cultural de un pueblo surgen muchos problemas los más serios son los derivados del incumplimiento del deber y así cuando hay un gobernante que no está cumpliendo con los valores que el pueblo espera de él da paso a la incredibilidad, a la falta de confianza y lo que es peor da paso a una educación en el antivalor.  Esta situación se complica cuando los medios de comunicación, por ganar adeptos,  se empeñan en dar a conocer el éxito de los delincuentes, la inseguridad, el peligro, es decir los antivalores. Así hay una especie de autoflagelación por ver únicamente lo negativo, la violencia, el odio, la democracia que no llega, etc. ¿Porqué no buscar los signos de esperanza?. Mohandas Karamchand Gandhi (Mahatma) decía: “no me preocupa la maldad de la gente mala sino el silencio de la gente buena”. Hay mucha gente buena que trabaja en el silencio e indiferencia de los medios, con los niños de la calle, con los indigentes, con los enfermos, con la ciencia y el arte, etc; estos son los signos de esperanza y en lugar de autoflagelarse con noticias amarillistas y rojas, ya es tiempo de ver e involucrarse en los trabajos del bien.

 

Es conveniente proyectar e inculcar los valores con honestidad hacia adentro y hacia fuera, con responsabilidad de vida, teniendo una clara visión y una misión concreta. En el seno familiar, los padres podrían estar atentos a lo que sus hijos, ven y hacen para poder aprovechar en la conducción de los aprendizajes útiles para la vida. Que si en la mayor parte de la película triunfa el malo y al final recibe su merecido, los niños deben saber que no es así en la vida real. Si en la telenovela,  los protagonistas, después de sufrir, obtienen la felicidad, los niños deben saber que la felicidad no es un final sino un camino y que no es necesario “sufrir para merecer”.

 

La familia responde, generalmente a la forma en la que fueron educados los padres y como todos los cuentos terminan por “y vivieron por siempre felices”, los hijos reciben, inconscientemente, el mensaje de que la felicidad es un final y no un camino.

 

En el campo laboral los empresarios podrían comenzar ajustando salarios condicionados al rendimiento y a la calidad del producto; haciendo que los lugares de trabajo dejen de ser hacinamientos humanos y sean espacios agradables, funcionales e higiénicos.

Conviene entender que cada uno es un ser especial, único e irrepetible y que vale y merece todo el respeto; el empresario es, como ser humano, igual que el empleado; conviene que el  papá respete la dignidad de su hijo, sea de la edad que sea; que la relación con los miembros de la familia y la servidumbre sea una relación de respeto y reconocimiento de los valores individuales y colectivos.

 

Si los hijos no ven respeto y trato digno en la familia lo tomarán como normal el mal trato con los compañeros de salón, con el mesero, con el chofer, con el niño de la calle y así nace la escalada de violencia, de corrupción,  de poder y autoritarismo.

 

El niño en la familia debe aprender que el ser humano es valioso, sea quien sea, y merece todo el respeto, sin importar la clase socioeconómica a la que pertenezca. Así irá equilibrando su apreciación del mundo en el que está viviendo y podrá sacar mayor provecho de su relación interpersonal en un plano de altura, dignidad y congruencia.

 

Durante la edad preescolar el niño está abierto al aprendizaje de los valores útiles para la vida, si hay preocupación y sobre todo ocupación en el cultivo de valores en esta etapa se puede garantizar muchas cosas para el futuro. Todos, incluyendo los medios de comunicación, deben comprometerse en la transmisión de valores y contenidos que hagan crecer y desarrollar a la sociedad;  los anunciantes, por ejemplo, deben atender al impacto del anuncio de sus productos y proteger en ellos los valores para que su inversión también impacte en el ámbito formativo y no se caiga en una labor deshumanizada.

 

Los padres de familia y todos deben estar atentos en la elección de lo que se ve y se oye en el hogar, sobre todo cuando hay niños de siete o menos años de edad. Los programas de violencia  y amarillismo tienen mucho éxito y más aún porque nos dan cifras infladas intencionalmente para que haya consumo. Si  no hay gente preocupada  en comprar, ver y oír programas con valores éticos y morales los medios no se sienten comprometidos y responden a la ley de la oferta y la demanda; por lo visto es necesario que la gente pida, demande y consuma productos  con contenidos que hagan crecer  y desarrollar a la sociedad. Los agentes de publicidad también deben estar conscientes de la responsabilidad que tienen, con la sociedad, para hacer viable la educación de valores dentro de la información.

 

Es preocupante la promoción irracional de antivalores y escenas de violencia trasmitidas diariamente por televisión porque, de acuerdo con informes estadísticos, los niños ven aproximadamente  tres horas y media diarias de televisión y, por lo mismo, antes de terminar la primaria habrán visto más o menos, ocho mil actos violentos y a los dieciséis años de edad habrán visto alrededor de diecinueve mil ochocientas setenta horas de televisión.

 

El ver escenas de violencia produce, necesariamente, tres efectos secundarios:

 

  1. El temor a ser posible víctima.
  2. La creencia en un tipo de sociedad con características predominantes de violencia.

 

  1. Y lo más peligroso, la imitación indiscriminada que es característica principal de la forma de aprendizaje infantil.

 

Las influencias del medio se pueden modular con el ejemplo familiar, si el niño ve un buen ejemplo en su familia él tratará de imitar y reaccionar de la misma manera. Si los padres ven televisión muchas horas, si no saben escoger programas, si no tienen intereses culturales, si no recomiendan programas formativos; el niño va a hacer lo mismo; por esto los padres y educadores deben estar muy atentos para saber y conocer qué es lo que el niño siente, piensa, cree y razona y, sobre todo, qué es lo que debe hacer con lo que vio en la televisión, esta es una forma de ayudar a desarrollar la responsabilidad del niño televidente. Por alguna razón, hay temas promocionales  que resultan intoxicantes, como son los videoclips musicales, que dejan en un estado mental especial, impidiendo el razonamiento; por esto es recomendable que los niños no vean videoclips musicales; porque, mediante las imágenes, se reciben muchos mensajes o se suponen cosas que a lo mejor no estaban en la intención del productor.

 

Por ventaja, hay algunas opciones en programas televisivos en los que se ponen de manifiesto valores útiles para la vida y por esto los padres deben enseñar a sus hijos a ser selectivos en la televisión para que aprendan a escoger algo adecuado para su edad, sin caer en las imposiciones, que son de por sí desagradables, o en la manipulación del niño que es un ser humano que merece todo respeto en su proceso de desarrollo y desenvolvimiento natural.

 

Hay adolescentes que se dan vuelo frente al televisor con su control remoto viajando de forma incontrolada por los diferentes canales y es porque no aprendieron a ser selectivos, ni saben diferenciar ni apreciar las programaciones que se ofrecen.

15 DE MAYO: FELIZ DÍA DEL MAESTRO

14 Mayo 2022, 12:00 am

SEP Puebla suspende clases el 16 de mayo para que docentes festejen con sus familias:

El próximo lunes 16 de mayo se suspenden las clases en más de 14 mil planteles de educación preescolar, primaria, secundaria y media superior para que los docentes puedan festejar su día con sus familiares. Debido a que este año el 15 de mayo, día del maestro, cae en domingo, la dependencia encargada de las políticas educativas en la entidad explicó que se suspenderán las actividades el próximo lunes. “En conmemoración al Día del Maestro y en reconocimiento a su labor educativa, la Secretaría de Educación otorga a todos los trabajadores de la dependencia el lunes 16 de mayo para que celebren con sus familias”, establece el mensaje enviado a los profesores. https://www.milenio.com/estados/sep-puebla-suspende-clases-lunes-16-mayo-dia-del-maestro-2022

VIVAMOS CADA MOMENTO

13 Mayo 2022, 12:00 am

Frecuentemente sucumbimos a la tentación de presionar el botón de avance veloz, de saltarnos la página que estamos leyendo para ir directamente a la próxima. Como si saltar hacia adelante, de alguna manera hiciera que las cosas fuesen mejores, o más simples, o más emocionantes. 

La belleza y la alegría de la vida provienen de vivirla. Avanzar o retroceder sólo sirve para hacerle trampa al maravilloso presente que por algo tiene nombre de regalo. 

Vivamos la vida como viene. Vivamos realmente, de un momento a la vez. Encadenemos los hechos, uno tras otro. Escuchemos toda la sinfonía, de principio a fin, y disfrutemos cada pasaje. Observemos cómo cambian las sombras a medida que el sol se eleva por el Este y se desliza por el cielo cada mañana. Sintamos el frío viento en la cara, calentándose poco a poco. 

Tomémonos el tiempo de escuchar, de conocer, de amar a los que nos rodean. Qué hermoso regalo constituye todo lo que existe, y la conciencia que tenemos de ello. Nutrámonos de cada partícula de la creación porque también somos parte de esa creación.

Cambiemos todo aquello que no se ajusta a la verdad para que disfrutemos de lo que se nos ofrece, sin condiciones. Cada vez que nos ocurra algo indeseable ejercitemos el poder personal y cambiemos hacia la verdad que es la armonía universal perfecta, la belleza, la bondad, la justicia, la libertad, la salud, la inteligencia, la sabiduría, el amor, la dicha.

SITUACIONES A RESOLVER

13 Mayo 2022, 12:00 am

Toca al personal docente de la escuela analizar y encontrar los problemas o situaciones a resolver para determinar sus causas. Mientras más problemas se detecten se estará en mejores condiciones de optimizar el trabajo hacia la calidad que consiste principalmente en la adecuada resolución de problemas. 

Una vez resuelto el problema, se logra fijar estándares de calidad mayores que los anteriores para el mejor funcionamiento de la escuela. Es importante cuidar que estos estándares se mantengan; pero más importante es proponerse a elevarlos cada día más. 

La calidad depende de todo el personal que trabaja en el colegio, porque entre todos podemos adoptar las medidas uniformes de política a los contextos específicos. A la vez, porque somos capaces de diseñar estrategias y soluciones para lograr calidad con las condiciones específicas de la demanda actual. 

La calidad educativa significa estar atentos al conocimiento y comprensión de las exigencias y necesidades y establecer un diálogo fecundo y permanente con los beneficiarios inmediatos, para hacerles más exigentes y corresponsables de la búsqueda de calidad de aprendizajes. 

El salto cualitativo en nuestra educación se dará cuando el personal escolar sea capaz de interactuar adecuadamente con todo el personal involucrado en el proceso. 

La calidad es un concepto relativo y dinámico; por eso, un proceso de mejoramiento de la calidad, no termina nunca, porque siempre es posible esforzarse por lograr mejores niveles de calidad de vida escolar. 

La constancia en el propósito de mejorar la calidad escolar es un elemento sin el cual no es posible hablar de un movimiento hacia la calidad. El objetivo del mejoramiento de la calidad del trabajo en el colegio es mejorar los aprendizajes reales de todos los alumnos en función de las necesidades del beneficiario inmediato superior.

Para lograr los mejores resultados y mayores niveles de aprendizaje efectivo en todos los alumnos, es necesario mejorar los procesos. 

Los procesos son, fundamentalmente, relaciones. Las tres relaciones más importantes son: 

1.- La relación entre las personas en el proceso de diseño del objetivo.

2.- La relación en el aula y 

3.- La relación con el medio. 

Mejorar la calidad de los procesos significa orientar los esfuerzos hacia las personas. Todos tenemos que participar en el diseño y ejecución de los procesos establecidos con el propósito de optimizar la educación.

La verdadera participación se da cuando hay equipos comprometidos. El equipo vela por el objetivo común, no por los objetivos individuales. El equipo se forma, se complementa y se refuerza con gente y propósitos de calidad. 

Los equipos deben identificar el problema, conocer sus causas, diseñar soluciones, vigilar su puesta en práctica, evaluar, evitar que se vuelvan a presentar situaciones conflictivas que conduzcan al proceso anterior y buscar nuevas formas para lograr niveles aún mayores de resultados positivos. 

Todos los problemas de la escuela son susceptibles de ser atendidos a través de equipos de trabajo, o círculos de calidad. La condición es que haya mecanismos continuos de comunicación entre equipos y reconocimiento de experiencias personales que enriquezcan la tarea de actualización permanente en la búsqueda de soluciones. 

Es saludable la reunión en academias de especialidad no para encontrar culpables del mal funcionamiento académico, sino para encontrar soluciones a los conflictos escolares. Es frecuente el recibir quejas unánimes sobre el mal comportamiento de un determinado estudiante y hasta peticiones de expulsión sin haber hecho un estudio detenido de las causas de dicho comportamiento y de las alternativas de solución. El ponerse en los zapatos del padre de familia o del estudiante facilita y mejora el comportamiento interpersonal educativo. 

Las situaciones que están reglamentadas facilitan las relaciones entre los involucrados en el proceso educativo y lo que no está reglamentado conviene tratar con alto sentido de preocupación por la suerte de la juventud, sin buscar vencedores ni vencidos sino beneficiarios del proceso educativo. 

Si hay experiencia por situaciones bien resueltas en el pasado, conviene pensar que fue otro tiempo y las soluciones deben estar de acuerdo con el tiempo, lugar y circunstancias. 

Lo más recomendable es que se recurra a las instancias de apoyo, para librar responsabilidades y dar mayor valor a la resolución. El departamento psicopedagógico, orientación, prefectura, consejo escolar, son buenas alternativas. Mientras más personas intervengan en la solución de problemas las resoluciones que se tomen serán mejor aceptadas y así su relación con el alumno no sufrirá detrimento.

EDUCACIÓN DE CALIDAD

13 Mayo 2022, 12:00 am

Hemos leído con frecuencia algo así: “la mayor necesidad de la patria y del mundo es la de hombres y mujeres que no se vendan ni se compren y que sean honestos y honrados en lo más íntimo de sus vidas; de hombres y mujeres cuya conciencia sea tan leal al deber como la brújula al polo y que se mantengan de parte de la justicia aunque se desplomen los cielos”. 

Y de quien es la responsabilidad inmediata?... Si los padres de familia no hacen consciencia de que ser padre o madre no es únicamente traer hijos al mundo sino darles las herramientas necesarias para su trabajo diario, en base a una herencia cultural, educativa, moral y espiritual; si los padres dejan a terceros la responsabilidad de la formación de sus hijos tendrán hijos de tercera y el problema entrará en un círculo vicioso de herencia secuencial. 

En algunos lugares funcionan escuelas de padres, las instancias educativas han conformado una serie de cursos de orientaciones sobre la paternidad responsable, el sistema educativo está empeñado en proporcionar “una educación de calidad para dar hombres y mujeres inspirados en valores morales definidos, solidarios, participativos, bien informados, con la capacidad de analizar y transformar su situación de aprender permanentemente, de autovalorarse y de innovar con alto sentido de creatividad en nuestro mundo competitivo”.... 

La mayoría de las escuelas tienen como finalidad común la de ampliar y elevar la cultura general; velar por el desenvolvimiento integral del educando atendiendo simultáneamente a los aspectos físico, intelectual, moral y estético; preparar para el cumplimiento de los deberes cívico-sociales dentro de un auténtico régimen democrático; proseguir la labor de los padres en lo que se refiere al aspecto educativo que comprende, en lo fundamental, la formación del carácter, el cultivo de la personalidad y la creación y florecimiento de buenos hábitos y del espíritu de servicio social; descubrir y orientar convenientemente las aptitudes, inclinaciones y habilidades de los educandos, etc. 

Claro está que de la elección de la escuela y del trabajo que en ella se realice depende, en gran parte, el triunfo de los jóvenes estudiantes; pero también es importante el grado de relación que haya entre los padres de familia, profesores y alumnos. La corresponsabilidad es indispensable y las instancias están dadas. Si al estudiante le pedimos que trabaje, que rinda, que se esfuerce, etc. y no le damos el ejemplo y las herramientas, estamos pidiendo peras al olmo. 

Frente a situaciones de conflicto escolar: aprovechamiento, disciplina y más, es recomendable que los padres consulten a los profesores de sus hijos y no se ahoguen en la incertidumbre. Con frecuencia escuchamos que los padres no saben qué hacer con sus hijos y buscan culpables en todas partes. No ensayan alternativas y abandonan a sus hijos a su propia suerte o resuelven “genialmente” cambiarles de escuela y creen que con esto ya está solucionado el problema.

A manera de recordatorio de lo que ya todos sabemos, hay que pensar en la gran cantidad de literatura y cursos que hay en el campo de formación e información y extraer de todo, con responsable sentido pragmático, lo que nos convenga. 

Se han editado muchas bases informativas de cómo estudiar, cómo aprender a aprender, cómo manejar aprendizajes significativos y útiles para la vida, etc. Comencemos por la base: es posible, si hay dificultad en los trabajos escolares, que la falla esté en algún detalle especial como en la forma de leer, de comentar, de manejar la motivación adecuada, etc. la mayoría de los tecnólogos educativos afirman que la manera de leer es un factor determinante en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Y aquí juega un papel importante el padre de familia que debe estar informado si su hijo sabe leer o no. Si la lectura de su hijo es de comprensión es decir si en la lectura de su hijo intervienen: la inteligencia, la agudeza, el talento, la visión, la perspicacia y penetración en el fondo del tema, con espíritu crítico, analítico y propositivo.

Los padres pueden valerse del periódico o de una revista para hacer una especie de examen preliminar, para formular preguntas sobre lo leído, ganar información mediante la lectura, hablar para describir los temas leídos e investigar sobre los conocimientos que se han adquirido. 

En el examen preliminar se hará una ligera ojeada para tener una idea general de los temas, subtemas, claves, sumarios, etc. es como ver la imagen de un rompecabezas antes de juntar las piezas. 

Formularse preguntas es convertir en preguntas las ideas generales o contenido del tema, las preguntas favorecerán la concentración ya que permiten saber qué es lo que buscamos. Al encontrar respuestas el aprendizaje será más eficaz. 

El ganar la información mediante la lectura permite pensar intensamente, aprendiendo con atención, comprensión y análisis los temas de interés que hayan sido seleccionados convenientemente. 

El hablar para describir o exponer los temas leídos permite organizar lo que el autor del escrito nos dijo o nos quiso decir. Esta fase es la más importante. 

El investigar los conocimientos adquiridos será una especie de examen para ver cuánto se recuerda, qué conocimientos están claros; es una etapa de repaso. La función cerebral al examinar por segunda y tercera vez, permite que se grabe la información en la memoria. 

Para crear el hábito del buen leer hay que escoger temas agradables e interesantes y motivar adecuadamente. En la vida de algunos personajes que legaron algo de sí a la historia tenemos ejemplos de cómo los padres influyeron en su preparación. En “Protagonistas” se lee que Joseph Kennedy, estableció, como norma de familia, que antes de  la comida cada hijo debía comentar un artículo leído en cualquier diario y el mejor comentarista  recibía, como premio, un postre especial. Así hay muchos ejemplos de padres de familia empeñados realmente en la educación de calidad de sus hijos. 

Los padres de familia, en su mayoría, ya están convencidos de que el único camino viable para entrar al éxito es la educación integral de los individuos. Descubrir y cultivar valores, acrecentar la capacidad de discernimiento y fomentar la idea de que la mejor forma de aprender es haciendo. Es sabido que: si lo digo: lo olvido, si lo veo: lo recuerdo,  si lo hago: aprendo y nunca olvido. 

Por todos los medios nos dicen que el proceso educativo es corresponsabilidad de padres, profesores y educandos; pero no basta saber quienes estamos involucrados en la educación. Es compromiso ineludible la preparación para que la semilla de la transformación y el cambio germine. 

Las cualidades naturales inherentes a la paternidad deben ser reforzadas con la preparación actualizada y un alto sentido de responsabilidad compartida. Los padres de familia, entre otras cosas, deben saber que el estudio de las matemáticas genera la formación de habilidades para la resolución de problemas y el desarrollo del razonamiento a partir de situaciones prácticas; deben saber que es necesidad actual y prioritaria el conocimiento de los temas relacionados con la preservación de la salud, la protección al medio ambiente y la utilización racional de los recursos naturales; deben saber que la historia no es la encargada de esculpir y crear héroes casi mitológicos , sino de darnos una idea clara de la sociedad y la cultura, otorgando el justo valor al conocimiento y a la reflexión sobre las ideas de los personajes pioneros de nuestra nacionalidad. 

Lamentablemente aún hay padres de familia que solicitan trato generoso, por ejemplo, en la evaluación de matemáticas porque su hijo no va a ser ingeniero, o mejor trato en ciencias biológicas porque su vástago  no va a ser médico, etc. Esto sucede por el desconocimiento de los verdaderos fines de la educación que pretende dar conocimientos y aprendizajes útiles para la vida. 

La escuela informa y aprovecha la información para moldear valores que generen los cambios de conducta deseados y esos cambios son de evaluación permanente en la medida en la que el educando desarrolle la capacidad de establecer relaciones significativas entre los datos y los hechos. La enseñanza y el aprendizaje constituyen un proceso intencionado y sistemático que promueve la adquisición de conocimientos duraderos, así como el desarrollo de habilidades, destrezas, hábitos, valores y actitudes. 

Los padres de familia apreciarán mejor el trabajo docente si están más cerca del centro de trabajo escolar y participan en las actividades correspondientes reforzando la intención educativa, con responsable conocimiento de causa y voluntad que fortalezcan la capacidad de organización. 

Si los padres de familia conocen el proyecto educativo de su escuela y saben que el trabajo es esencialmente formativo y que se evalúan algunos rasgos que varían con la materia de aprendizaje, no caerán en el error de reclamar resultados reprobatorios en función de un examen y menos harán juego al comercio establecido de regularizadores de reprobados ya que no es posible pensar que en dos meses o menos se haga lo que se dejó de hacer en un año escolar. 

Los padres de familia deben estar enterados que, entre algunos rasgos, se evalúan: la puntualidad, limpieza, iniciativa, colaboración, orden, hábitos de trabajo, habilidad para investigar, capacidad de análisis y síntesis, habilidad en la expresión, destreza en el manejo de materiales, calidad en el trabajo y conocimientos científicos. 

Los padres de familia deben saber que los exámenes no son definitorios de aprobación o reprobación sino que son un medio de ayuda para profesores y alumnos, con el fin de darse cuenta de qué progresos se han hecho en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Los exámenes son herramientas usadas en un trabajo participativo y evalúan el avance de los profesores y alumnos y por lo mismo no son factores determinantes de la aprobación o reprobación. 

Los exámenes prueban la calidad del trabajo desarrollado. La acreditación es el resultado de la evaluación continua de  varios rasgos a lo largo de un año escolar; nos parece incongruente que en períodos de regularización, con un solo examen que prueba únicamente el conocimiento o la habilidad selectiva, se decida la promoción de un estudiante reprobado. El profesor le aprobará; pero la vida se encargará de reprobarlo. 

Para poder alcanzar el nivel de calidad, el trabajo escolar debe tener como estímulo el ingreso al camino del éxito. Cuanto más éxito tenga un muchacho más se esmerará. El éxito es una experiencia constructiva. El éxito continuo  suele conducir a la integración y a la confianza en sí mismo;  lo contrario puede producir conductas conflictivas que se sumarán a frustraciones de una o más de las necesidades fundamentales del muchacho, generando problemas disciplinarios de agresión interna o externa. El muchacho necesita que sus cualidades, pequeñas o grandes; pero suyas al fin, sean reconocidas por sus padres, maestros y compañeros. Pocos son los individuos que logran completa satisfacción con saber que han cumplido con su deber; pero la mayoría de la gente desea ser reconocida en sus éxitos. Esto nutre el sentimiento de valor personal y acentúa el deseo de que los demás lo quieran y respeten por lo que sabe, es y tiene. Si no se cultiva una serie de valores personales y se atiende más a la adquisición y dominio de conocimientos se corre el riesgo de obtener, como resultado, profesionistas muy bien preparados en su especialidad, pero incongruentes y deshonestos en sus relaciones humanas de valor  real. 

Hay industriales, ejecutivos y hasta gobernantes que cuando estudiantes fueron brillantes; pero en la práctica y desempeño profesionales son considerados corruptos.

ADAPTÉMONOS

21 Abril 2022, 12:00 am

Podemos acostumbrarnos a casi cualquier cosa. El cerebro y el espíritu humanos son muy adaptables. Así hemos sobrevivido. Así nos aferramos a las oportunidades. Así prosperamos. Así triunfamos, aún a pesar de que las oportunidades de lograr el éxito parezcan ser nulas.

Adaptándonos habilitamos los caminos de la realización por la aceptación de lo que ya es, sin establecer condiciones.

Adaptarse no significa rendirse ni renunciar. Significa admitir la realidad de la situación y luego determinar qué conjunto de acciones hará que las circunstancias funcionen a nuestro favor.

 Aunque adaptarnos puede funcionar, también puede jugarnos en contra. Con el objeto de preservar nuestra comodidad, podemos aprender a adaptarnos y a aceptar menos de lo que somos capaces de conseguir.

Al enfrentar condiciones cambiantes, podemos adaptar nuestros sueños o podemos adaptar los actos. Para que adaptarse sea una fuerza positiva, debe estar guiada por un claro sentido del rumbo.

 Cuando el fin tiene suficiente sentido, nos empuja a usar nuestro increíble poder de adaptación para seguir ese fin hasta las últimas consecuencias.

 Somos buenos en lo que a adaptarse se refiere. Lo hacemos todos los días. Asociemos esa capacidad a un fin apremiante y convincente, y lograremos grandes cosas.

CONTROL DE CALIDAD

21 Abril 2022, 12:00 am

Estamos educando para la vida y en la vida tenemos que alternar con todo tipo de personas. Esta es la razón por la que en este Colegio no se hace una selección elitista de ninguna índole y se actúa bajo el criterio de que las puertas están abiertas para todos los que quieren entrar; pero se quedan solamente los que pueden quedarse. Esto permite que el estudiante se capacite para relacionarse con todo tipo de compañeros y aprender estrategias, sobre la marcha, para sobrellevar situaciones desagradables.

De las diferencias aprendemos mucho más que de las similitudes. Nadie aprende algo de alguien que piensa igual que él. Si el estudiante aprende a resolver sus conflictos interpersonales, gracias a esto mejorará su relación cada día más.

La pluralidad constituye un gran reto para el profesor que tiene que hacer conciencia de sus responsabilidades y actuar siempre pensando que, en la docencia, está en juego el hombre y su realidad total, está cuidando los intereses de una serie de beneficiarios de la educación.

Para el buen profesor no hay malos estudiantes, para el buen profesor hay seres humanos en formación, seres humanos que han sido confiados a su cuidado, seres humanos que dependen de su capacidad de ser y de hacer.

El Colegio, la familia y la patria esperan resultados de la educación y no justificaciones de inoperancia o ejercicio de irresponsabilidad.

No es válido justificar  la falta de voluntad o, en el peor de los casos, la incapacidad docente, culpando al mal material humano puesto a su cuidado porque no hay seres humanos imperfectibles; el hombre es perfecto en el ser y perfectible en su forma de hacer; tiene todo en su lugar, está diseñado como una obra perfecta y va más allá la intención de su creador porque le dio la capacidad de perfeccionar su forma de “hacer”, el hombre puede llegar hasta donde él quiera, sin limitaciones y los profesores son los facilitadores de ese proceso de perfeccionamiento.

Si usted, señor profesor, vive la cultura del amor y del trabajo, el entendimiento se hará presente y la acción creativa producirá el milagro. Con amor todo sale bien. San Agustín dijo: Ama y después haz todo lo que quieras.

El estudio, la concentración, la educación de aptitudes y talentos, aunados a la afirmación de principios y valores serán la garantía de la identidad de este colegio como centro de estudios de calidad superior. Todo depende de usted, señor profesor, que tiene la capacidad de lograr los objetivos planteados por el tiempo, lugar y circunstancias que vivimos para satisfacción de todos.

El control de calidad de los resultados educativos debe ser permanente mediante una adecuada y motivadora evaluación que conduzca a conseguir creatividad, diligencia, audacia, honestidad y un alto grado de competitividad. Señor profesor, no espere el mañana incierto, comience hoy mismo la tarea de superación y viva la satisfacción de los logros alcanzados, aquí y ahora.

El educar para mañana es como diseñar fantasías. Nadie sabe cómo será el mundo del mañana; pero todos sabemos cómo es el mundo actual. Si el estudiante vive con nosotros un presente rico en realidades de valor; si el estudiante deja de sobrevivir y vive su mundo con actitud creativa, es seguro que está recibiendo una capacitación efectiva porque su futuro no será sino un reflejo del presente, será el resultado de lo que haga aquí y ahora. Una actividad bien hecha es un ejercicio que permite ser y hacer cada vez mejor.

El estudiante no sabe de futuros, sabe de presentes. Al estudiante no le preocupa el futuro, está muy interesado en su presente y quiere respeto para su forma de pensar, quiere reconocimiento de sus derechos, y a usted le toca la capacitación en el cumplimiento de sus deberes para el ejercicio de sus derechos. Es necesario que el estudiante sepa que: el ejercicio del derecho es consecuencia de la práctica y cumplimiento del deber.

Señor profesor, el triunfo es de los tenaces, de los que persisten en su labor por el mejor desempeño, de los que no toman el trabajo docente como una alternativa laboral. Recuerde que lo que sucede en una clase es el resultado del trabajo que usted inspira. Si hay planificación adecuada, puntualidad y trabajo constante real, esto y más obtendrá de sus alumnos.

 Usted, como elemento activo y necesario en el trabajo escolar, no permita la rutina y piense siempre que está obligado a una constante renovación, siempre atento a la entrega del producto en un plazo fijo, de conformidad con su planeación didáctica, siempre atento a la manera de mejorar el proceso de enseñanza-aprendizaje y a la intención de  elevar sustancialmente el rendimiento escolar.

La excelencia no es un privilegio del superdotado, sino de todo ser humano. Haga de su discípulo un aprendiz por excelencia y que cada fracaso le haga avanzar y  sea la escuela del éxito su centro de preparación permanente.

La excelencia es la respuesta a nuestro presente y a ese mañana que todos deseamos tener; la única garantía de nuestro futuro es el compromiso con la excelencia, aquí y ahora.

Our website is protected by DMC Firewall!